fbpx

Los importadores debieron realizar una nueva gestión ante el Banco Central de la República Argentina (BCRA) debido a los requisitos de la comunicación “A” 6844, que establece un plazo de 90 días para el ingreso de las mercaderías sobre las que pesa un giro anticipado de divisas.

Sucede que más allá de las demoras lógicas y normales de la cadena de abastecimiento -donde los embarques desde Asia superan los 90 días establecidos por la norma, según señaló en más de una oportunidad la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA)- las delaciones ahora se potencian con las interrupciones provocadas por el brote de coronavirus en China.

“En relación a las demoras ocasionadas en la producción, los embarques o la obtención de la documentación de comercio exterior por efecto del coronavirus, la CIRA se ha puesto en contacto con las autoridades del Banco Central para manifestar la situación de los importadores respecto al cumplimiento de la comunicación 6844, punto 10.4.2.4 (plazo de 90 días para demostrar el ingreso aduanero de las mercaderías sujetas a pago anticipado)”, informó la cámara en un comunicado.

Ya contemplado

La respuesta del Banco Central al planteo fue que “este tipo de situaciones ya está considerada en la normativa vigente en materia de importaciones de bienes, en particular, en el punto 10.5.5.3 que contempla las extensiones de plazos para la demostración de ingreso aduanero por causales ajenas al importador”, dijo el BCRA.

“Adicionalmente –continuó la autoridad monetaria– ante las consultas realizadas por distintas entidades respecto de los requerimientos de documentación en relación con la situación actual en China, se les ha respondido que tratándose de una situación generalizada y de amplia difusión pública, corresponde facilitar la tramitación de las prórrogas, no siendo necesario requerir que la documentación de cada importador se encuentre apostillada en esta oportunidad”, explicaron.