fbpx

El escenario de las importaciones tiene frentes abiertos fuera del control de la pericia empresaria.

El primero se debate en la Secretaría de Gestión Comercial Externa, donde se tramitan las licencias no automáticas. Aquí las solicitudes se acumulan con el paso de las semanas y no se otorgan. Mientras los estudios jurídicos recopilan casos para presentar acciones colectivas y pedir cautelares, se extiende el rumor de que se estarían recreando las prácticas de la época de las declaraciones juradas anticipadas de importación, y se podría obtener el pronto despacho con los contactos apropiados.

La situación en este frente es crítica: a pesar de la pandemia y la brutal recesión económica, hay empresas que siguen operativas y sus procesos productivos dependen de mercaderías que hace más de dos meses hacen correr el reloj tarifario de estadías en terminales portuarias.

Sin respuesta

Importadores consultados confirmaron que en la Secretaría no contestan los mails de consulta. Y se desconoce totalmente el criterio que se toma en cuenta para aprobar o no una licencia: si es por producto, por origen, por cantidad o por valor.

El otro frente es el Banco Central, custodio de los dólares, que tras la cuestionada comunicación “A” 7030, sistematizó el procedimiento para presentar la información necesaria para acceder al mercado de cambios.

Ahora, ante la presión ejercida por el sector privado importador, la entidad monetaria flexibilizó bastante los requisitos con la comunicación “A” 7042, publicada la semana pasada. Brinda algo de respiro a los operadores que, no obstante, no tienen su flujo operativo garantizado: aunque consigan la autorización para girar divisas, enfrentarán complicaciones para en primer lugar cumplir con el ingreso de las mercaderías dentro de los 90 días posteriores al giro realizado; luego, deberán conseguir la licencia de importación, si es que el producto está alcanzada por ella.

La asesora de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Carmen Carballeiro, explicó los alcances de la normativa.

Declaración jurada sobre tenencia de moneda

El cliente deberá firmar una declaración jurada indicando que la totalidad de sus tenencias de moneda extranjera en el país se encuentran depositadas en cuentas en entidades financieras.

Declaración jurada sobre activos externos líquidos disponibles hasta US$ 100.000

El cliente deberá presentar una declaración jurada indicando que no poseía activos externos líquidos disponibles al inicio del día en que solicita el acceso al mercado por un monto superior equivalente a US$ 100.000.

Declaración jurada sobre activos externos líquidos disponibles que superen los US$ 100.000 y la forma de justificarlos

Si se tienen activos externos disponibles por más de US$ 100.000 se acepta justificar el exceso en la medida en que el cliente firme una declaración jurada –que deberá incluir el valor de sus activos líquidos disponibles al inicio del día– indicando que está amparado por alguna de las situaciones indicadas a continuación.

  • Utilizados: fueron utilizados durante esa jornada para realizar pagos que hubieran tenido acceso al mercado local de cambios.
  • Transferidos a cuentas de corresponsalía: fueron transferidos a favor del cliente a una cuenta de corresponsalía de una entidad local autorizada a operar en cambios.
  • Corresponden a conceptos de negociación obligatoria: son fondos depositados en cuentas bancarias del exterior que se originan en cobros de exportaciones de bienes y/o servicios o anticipos, prefinanciaciones o post-financiaciones de exportaciones de bienes otorgados por no residentes, o en la enajenación de activos no financieros no producidos para los cuales no ha transcurrido el plazo de cinco días hábiles desde su percepción.
  • Deuda financiera e intereses: son fondos depositados en cuentas bancarias del exterior originados en endeudamientos financieros con el exterior y su monto no supera el equivalente a pagar por capital e intereses en los próximos 120 días corridos.
Inversiones posteriores al 28 de mayo alcanzadas por la obligación de negociación

Si el cliente adquirió un activo, constituyó un depósito a plazo u otorgó un préstamo con posterioridad al 28 de mayo, deberá asumir el compromiso de liquidar en el mercado de cambios dentro de los cinco días hábiles de su puesta a disposición aquellos fondos que reciba en el exterior originados en su cobro.

Tenencias consideradas activos externos líquidos disponibles

La norma indica que se deberán considerar activos externos las tenencias de billetes y monedas en moneda extranjera; las disponibilidades en oro amonedado o en barras de buena entrega; los depósitos a la vista en entidades financieras del exterior y otras inversiones que permitan obtener disponibilidad inmediata de moneda extranjera, por ejemplo:

  • Inversiones en títulos públicos externos
  • Fondos en cuentas de inversión en administradores de inversiones radicados en el exterior
  • Criptoactivos
  • Fondos en cuentas de proveedores de servicios de pago, entre otros
Qué activos externos no serán considerados líquidos

Aquellos fondos depositados en el exterior que no pudiesen ser utilizados por el cliente por tratarse de fondos de reserva o de garantía constituidos en virtud de las exigencias previstas en contratos de endeudamiento con el exterior o de fondos constituidos como garantía de operaciones con derivados concertadas en el exterior.

Operaciones cuyo acceso al mercado de cambios están alcanzadas por la declaración jurada o la conformidad previa
  • Pagos de importaciones y otras compras de bienes al exterior
  • Pagos de servicios prestados por no residentes
  • Pagos de intereses de deudas por importaciones de bienes y servicios
  • Pagos de utilidades y dividendos
  • Pagos de capital e intereses de endeudamiento financiero en el exterior
  • Pagos de títulos de deuda con registro público en el país denominados en moneda extranjera y obligaciones en moneda extranjera entre residentes
  • Pagos de endeudamientos en moneda extranjera de residentes por parte de fideicomisos constituidos en el país para garantizar la atención de los servicios
  • Compra de moneda extranjera por parte de personas humanas residentes para la formación de activos externos, remisión de ayuda familiar y por operaciones con derivados (exceptuada DDJJ para formación de activos externos)
  • Compra de moneda extranjera por parte de personas humanas residentes para ser aplicados simultáneamente a la compra de inmuebles en el país con créditos hipotecarios.
  • Compra de moneda extranjera por parte de otros residentes – excluidas las entidades – para la formación de activos externos y por operaciones con derivados
  • Otras compras de moneda extranjera por parte de residentes con aplicación específica.
  • Primas, constitución de garantías y cancelaciones que correspondan a operaciones de contratos de cobertura de tasa de interés por las obligaciones de residentes con el exterior declaradas y validadas en caso de corresponder en el RAyPE en tanto no se cubran riesgos superiores a los pasivos externos que efectivamente registre el deudor en la tasa de interés cuyo riesgo se está cubriendo con la celebración de los mismos
Eximición de presentación de declaración jurada, o de contar con autorización previa del Banco Central
  • Operaciones propias de la entidad en carácter de cliente
  • Cancelaciones de financiaciones en moneda extranjera otorgadas por entidades financieras locales por los consumos en moneda extranjera efectuadas mediante tarjetas de crédito o compra
  • Los pagos al exterior de las empresas no financieras emisoras de tarjetas por el uso de tarjetas de crédito, compra, débito o pre-pagas emitidas en el país.
Tratamiento diferenciado para el pago de determinados bienes

No se exigirá conformidad previa del Banco Central para acceder al mercado de cambios para los pagos fuera del cupo previsto en el punto 2.1 de la comunicación “A” 7030 para los pagos diferidos, o a la vista, de operaciones que se hayan embarcado a partir del 12 de junio pasado, o que habiendo sido embarcadas con anterioridad y no hubieran arribado al país antes de esa fecha correspondientes a:

• Importaciones de bienes que correspondan a los capítulos 30 (productos farmacéuticos) y 31 (abonos) de la Nomenclatura Común del Mercosur (NCM).

• Insumos para la producción local de medicamentos. En el caso de tratarse de insumos para la producción local de medicamentos, la entidad deberá contar con una declaración jurada del cliente donde deje constancia sobre que los productos a importar revisten tal condición

El cupo para el pago de operaciones en junio se obtendría de considerar las destinaciones de importación registradas en el SEPAIMPO durante el 2020 menos los pagos de importación realizados en igual período

Sobre el cupo de excepción

En primer lugar, se amplía el tope de 250.000 a 1.000.000 de dólares.

Luego, no se solicitara autorización previa del Banco Central el pago de importaciones con registro aduanero pendiente (B05, B07, B10 y B12) en la medida que el monto pendiente de regularización por parte del cliente por pagos semejantes realizados a partir del 1° de septiembre de 2019 no supere el equivalente a US$ 1.000.000 (incluido el monto por el cual se solicita el acceso al mercado de cambios).

En tanto, los montos pendientes de regularización son aquellos realizados por los códigos B05, B07, B10 y B12 que el cliente a la fecha no haya cumplido con presentar la destinación de importación aduanera correspondiente oficializada al banco nominado para el seguimiento.

Por último, se aclara que no está amparado por esto cupo el pago B06 (operaciones vista y diferidas nacionalizadas, o sea con destinación de importación oficializada).

La nueva comunicación

Descargar (PDF, 67KB)

Dejar un comentario