fbpx

El coronavirus pone en pausa al mundo, y los servicios no son la excepción.

Menos personas viajando en avión, menos contenedores surcando los mares, menos transacciones financieras = menos comercio de servicios. El Barómetro sobre el Comercio de Servicios que hoy publicó la Organización Mundial del Comercio (OMC) es un buen recurso para comprobar el avance del “efecto coronavirus” en el mundo.

El informe –que se publica dos veces al año como complemento del Barómetro sobre el Comercio de Mercancías- muestra que, desde finales de 2019 y durante el primer trimestre de 2020, el comercio mundial de servicios siguió debilitándose.

Los componentes

El índice general del Barómetro del comercio de servicios se calcula como un promedio ponderado de índices de seis componentes que representan varios aspectos del comercio mundial de servicios.

Entre las variables que se analizan figuran transacciones de servicios financieros, producción de servicios de telecomunicaciones, transporte aéreo de pasajeros, operatoria de puertos de contenedores, permisos de construcción y el Global Services Purchasing Managers’ Index (en español Índice PMI o de Gestores de Compras).

El índice PMI se obtiene a partir de las respuestas a unos cuestionarios mensuales que se envían a los responsables de compras y los ejecutivos de empresas manufactureras y de servicios. Las preguntas están relacionadas con variables tales como producción, nuevos pedidos, precios y ocupación.

Debajo de la tendencia

La marca registrada en el informe difundido hoy (96,8) es inferior a la de septiembre (98,4), cuando se realizó la publicación anterior, y está muy por debajo del valor de referencia para el índice (100). Eso significa que el comercio mundial de servicios está creciendo por debajo de la tendencia.

Entre los componentes del barómetro, los que registraron mayores descensos fueron el transporte aéreo de pasajeros (93,5) y el envío de contenedores (94,3).

Se explica que ambos índices cubren la evolución hasta enero y pueden reflejar en parte los primeros esfuerzos para detener la propagación de la enfermedad, que se intensificó hacia finales de mes.

Los índices de servicios financieros (97,7) y servicios de TIC (97) también cayeron por debajo de la tendencia, mientras que el índice de construcción (99,8) se mantuvo estable.

El PMI de servicios globales (96,1) refleja las expectativas de que el coronavirus continuará pesando sobre el comercio de servicios en el corto plazo.

Futuro más complicado

Si el resultado es preocupante, las proyecciones lo son aún más.

En la publicación se aclara que no se veía una cifra similar desde mediados de 2016 y que el indicador todavía no refleja plenamente el impacto económico del virus COVID-19, por lo que es probable que registren mayores descensos en los próximos meses.

En la OMC explican que el comercio de servicios, que abarca desde las comunicaciones hasta el transporte, las finanzas, la educación, el turismo y los servicios relacionados con el medio ambiente, se ha convertido en la columna vertebral de la economía mundial y en el componente más dinámico del comercio internacional.

“Los recientes avances tecnológicos han facilitado el suministro transfronterizo de servicios, abriendo así nuevas oportunidades a las economías y los individuos nacionales. Los servicios, que son cada vez más objeto de comercio por derecho propio, también sirven como insumos esenciales para la producción de mercancías En términos de valor añadido, los servicios representan alrededor del 50% del comercio mundial”, detallan en Ginebra.

Por medio del Barómetro del Comercio de Mercancías y el Barómetro sobre el Comercio de Servicios, la OMC busca medir el impulso e identificar puntos de inflexión en el crecimiento del comercio mundial.

Así, por ejemplo, en el caso del comercio de bienes, el trabajo publicado a fines de febrero reflejaba una disminución del comercio mundial de mercancías.

Ahora, por temor o necesidad, el comercio mundial se mueve (o paraliza) al ritmo del coronavirus. La OMC intenta reflejar lo que ocurre y mostrar lo que vendrá.