fbpx

El nuevo año trajo dos noticias para el comercio global: una mala y otra peor. No se trata de pesimismo, sino más bien de una dosis de realismo frente a los números que confirman que profundiza su debilitamiento casi en simultáneo con el avance del coronavirus.

El brote del nuevo coronavirus –que ya tiene nombre oficial: COVID-19- se expande desde China a todo el mundo y el comercio no escapa al fenómeno.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) publicó esta semana una nueva edición del Barómetro del Comercio de Mercancías, que al igual que el Barómetro sobre el Comercio de Servicios, busca medir el impulso e identificar puntos de inflexión en el crecimiento del comercio mundial.

Las estadísticas comerciales de la OMC muestran que el volumen del comercio mundial de bienes disminuyó 0,2% en el tercer trimestre de 2019 en comparación con el año anterior.

Mayor debilidad

Hay claras señales de un mayor debilitamiento del comercio en el primer trimestre de 2020, apunta el informe que enciende una luz de alarma sobre el futuro inmediato al explicar que el Barómetro proporciona información sobre la trayectoria actual del comercio mundial en relación con las tendencias recientes, en base a los datos prospectivos mejor disponibles, pero no tiene en cuenta los desarrollos recientes, como el brote de coronavirus, “que puede disminuir aún más las perspectivas comerciales” debido a “una nueva amenaza para la salud global”.

La medida en tiempo real de las tendencias comerciales ahora marca 95,5 (menos que el 96,6 registrado en noviembre), muy por debajo del valor de referencia del índice de 100.

¿Cómo funciona?

El Barómetro de Comercio de Mercancías –que se actualiza trimestralmente- combina una variedad de índices de componentes relacionados con el comercio en un único índice compuesto que destaca los puntos de inflexión en el comercio mundial de mercancías y proporciona una indicación de su probable trayectoria en el futuro cercano.

Se comparan los últimos datos con las tendencias a corto plazo. Una lectura de 100 indica expansión del comercio en línea con las tendencias recientes; un resultado superior a 100 sugiere un crecimiento superior a la tendencia; y si el número final arroja una cifra menor a 100, significa un crecimiento inferior a la tendencia.

Contenedores, commodities y carga aérea

El índice final surge luego de ponderar diferentes variables que permiten comprobar, por ejemplo, que la caída en el Barómetro desde noviembre fue impulsada por caídas adicionales en los índices de envío de contenedores (94,8) y materias primas agrícolas (90,9), así como la estabilización del índice de productos automotrices (100).

Se ve también que a pesar de los índices de pedidos de exportación (98,5), el flete aéreo (94,6) y los componentes electrónicos (92,8) están todos por debajo de la línea de base, parecen haberse estabilizado y podría esperarse un aumento en los próximos meses.

Cada una de las categorías que forman parte del Barómetro tienen un por qué. En el caso del movimiento de la carga aérea internacional -que releva la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA)-, el rubro ha demostrado ser un indicador muy oportuno del comercio mundial en general y una señal temprana de cambio en momentos de recesión (es la vía más rápida para reaprovisionar stock).

Más allá de los números difundidos, hoy el dato que más preocupación genera es el hecho casi certero de que cada componente del Barómetro del Comercio de Bienes estará (de hecho ya lo está) influenciado por el impacto económico de COVID-19 y la efectividad de los esfuerzos para tratar y contener la enfermedad.

Un paso adelante, dos hacia atrás

Queda en claro que todo apunta a que el comercio mundial de mercancías permanezca por debajo de la tendencia del cuarto trimestre de 2019 y que si bien el acuerdo entre Estados Unidos y China para aliviar las tensiones por la Guerra comercial despertó esperanzas de reactivación, las nuevas amenazas (con el coronavirus a la cabeza) parecen alejar las chances de reactivación del comercio internacional en 2020.

Hace pocos días, en su Guía de Riesgo País y Sectorial 2020, Coface (referente en seguros de crédito, gestión de riesgos y economía global) mostraba que la actividad sólo crecerá 0,8% durante este año, y aseguraba que las principales amenazas para las empresas provendrán de cuestiones políticas y medioambientales.   https://tradenews.com.ar/riesgos-politicos-y-medioambientales-principales-amenazas-para-empresas-en-2020/

El Barómetro de la OMC sostiene que el crecimiento del comercio interanual puede caer nuevamente en el primer trimestre de 2020. Por ahora, son sólo especulaciones y proyecciones. En junio, con las estadísticas oficiales en mano, podrá confirmarse cómo sigue esta historia.

Un Comentario