fbpx

Los costos operativos de los buques aumentaron por tercer año consecutivo, debido a un mayor gasto en reparación, mantenimiento y seguros, indicó el Informe y Revisión Anual de Costos Operativos de Buques 2019/20, elaborado por la consultora de la industria marítima global Drewry.

El reporte señala que los gastos aumentaron luego de marcados descensos en 2015 y 2016.

Los costos de operación están fuertemente vinculados a los desarrollos en el mercado marítimo más amplio, ya que algunos, como los seguros, están relacionados con los valores de los activos, y otros, impactados por la capacidad de pago de los armadores.

El indicador

Drewry estima que los gastos operacionales diarios promedio en los 46 tipos y tamaños de barcos diferentes cubiertos en este informe aumentaron 2,2% en 2019, en comparación con los aumentos inferiores de 1,1% y 0,7% respectivamente en los dos años anteriores.

Esto siguió a un período en el que el costo de operación se contrajo durante dos años consecutivos en casi un 9% en 2015-16.

El director de productos de investigación de Drewry, Martin Dixon, dijo que “si bien las presiones de los costos persisten, esta tendencia confirma el final de la era deflacionaria que prevaleció a mediados de la década, ya que el estado deprimido obligó a los operadores a recortar costos para sobrevivir”.

Límites a la reducción de costos

Además, agregó que “existen límites para la reducción de costos, más allá de los cuales se pone en riesgo la seguridad de la embarcación y la tripulación, y a medida que la carga se recupera, la presión para reducir el gasto se ha levantado, lo que lleva a una aceleración moderada en la inflación de costos”.

En tanto, los costos de personal aumentaron por segundo año consecutivo –1,3% en 2019– a pesar de la escasez de oficiales, mientras que los costos de los seguros aumentaron un 3,4% al haberse estabilizado el año anterior.

El gasto en tiendas, repuestos y lubricantes también subió por tercer año consecutivo, aunque con la excepción de los lubricantes.

No obstante, el gasto en reparación y mantenimiento y atraque en seco se aceleró a 3,1% en 2019.

El relevamiento incluyó embarcaciones en los sectores de contenedores, químicos, graneles secos, petroleros, GNL, GLP, carga general, reefer, Ro-Ro y transportistas de contenedores.