fbpx

Ecuador dio un paso más para posicionarse en las cadenas globales de suministro como alternativa en la costa oeste de América del Sur.

La semana pasada, Guayaquil fue uno de los puertos del Pacífico que demostró estar en condiciones de recibir el buque más grande que hasta el momento recaló en puertos de la costa oeste: el APL Esplanade, de 368 metros de eslora y 52 de manga.

El ingreso récord para Ecuador no sólo fue posible por la ampliación del muelle llevada adelante por Terminal Portuaria de Guayaquil (TPG), sino por las obras de apertura, profundización y mantenimiento del canal de ingreso, de 93 kilómetros de largo, realizadas en 2019 por la empresa belga Jan de Nul.

Calado

El Esplanade entró con un calado de 10,5 metros. Hasta hace un año, la limitante en profundidad estaba en 9,75 metros, lo que tornaba inviable el ingreso de este buque de 14.000 TEU, que conecta servicios entre entre Asia y las Américas.

A principios de 2019, en Ecuador se licitó el dragado del paso Los Goles, un fondo rocoso cuya apertura fue concesionada a Jan de Nul, también responsable por 25 años del mantenimiento del canal, inversión de US$ 100 millones por cuenta del concesionario que se recupera con el cobro de peaje.

Fuentes de la compañía belga destacaron en diálogo con Trade News que el dragado “se hizo en tiempo récord”.

“Entre enero y octubre de 2019 se logró lo que debía hacerse en un lapso de dos años. Es decir, la apertura y una profundidad de 12,5 metros”, indicaron.

Posicionamiento

Guayaquil apunta a lograr una profundidad de 14 metros, en línea con el estándar de buques más grandes que llegan a las Américas.

La terminal de Ecuador es la séptima en operaciones de América Latina, con un volumen anual de poco más de 2 millones de TEU.

Según el ránking actualizado cada año por Cepal, el sistema portuario de Buenos Aires (Puerto Nuevo y Dock Sud) se ubica en el puesto 9° (con 1,8 millones de TEU).

2 comentarios

  • Perdón, más de 500 mil contenedores por año.

  • Me llena de orgullo personal este gran proyecto, en el que he trabajado durante los últimos 15 años (estamos en este preciso instante construyendo su cuarta etapa de ampliación), y que veo cristalizado con la recalada del APL Esplanade, en una terminal diseñada y construida desde la nada, y que hoy opera más de 500 mil Teus / año, creciendo día a día.
    El Ecuador, con paso humilde, es un ejemplo.