fbpx

Ante la gravedad de las denuncias presentadas por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) sobre controles discrecionales en diversos municipios y provincias para intentar detener el avance del coronavirus, el ministro de Transporte, Mario Meoni, impulsó un protocolo adicional específico para el transporte automotor de cargas generales y peligrosas en las rutas nacionales.

El ministro de Transporte, Mario Meoni, explica los alcances del protocolo

Junto con otros funcionarios del gabinete nacional, representantes empresarios y del sector sindical Meoni indicó que “hace un par de meses veníamos trabajando en este protocolo” con el foco puesto en “preservar la integridad y la salud de cada uno de los trabajadores, así como su fuente laboral. El protocolo viene a responder a esa necesidad”.

Acciones preventivas

El protocolo establece acciones para prevenir el contagio del virus, aplicables a las diferentes etapas del viaje (carga, viaje, paradores, y descarga) y a las condiciones sanitarias que debe tener el camión. El mismo se encuentra en línea con las normas sanitarias del Ministerio de Salud y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y debe ser cumplido en todas las rutas nacionales del país.

“La aplicación del protocolo será obligatoria para los operadores de transporte de carga de jurisdicción nacional e internacional que transiten por las rutas del territorio nacional y no desestima los protocolos que cada empresa implemente en cumplimiento a los requisitos propios de cada jurisdicción para sus actividades.  A su vez, la CNRT será la autoridad competente para ejercer el control sobre el cumplimiento de las medidas y el Ministerio de Seguridad instrumentará acciones para el control en los pasos de frontera y la coordinación con las fuerzas de seguridad de cada una de las provincias”, señaló el Ministerio en un comunicado.

En tanto actividad esencial, el transporte terrestre de carga sufrió numerosas interrupciones en su flujo de trabajo y se realizaron denuncias por maltratos a choferes en diversas localidades. “El nuevo protocolo busca el cumplimiento a las medidas sanitarias para cuidar a transportistas y/o trabajadores del servicio de distribución y transporte terrestre de cargas nacional e internacional, que deban continuar prestando tareas durante la pandemia”, añade el texto.

Qué establece el protocolo

Obligaciones para las empresas y los conductores

  • Los empleadores deben de proporcionar a los conductores, para que estén disponibles en el medio de transporte, jabones y geles desinfectantes, además de contar con barbijos, tapabocas, alcohol en gel, para ser utilizado por sus conductores y las cabinas de los camiones deben desinfectarse antes de cada nuevo servicio.
  • Los conductores deberán respetar las normas específicas en materia de higiene y distanciamiento social establecidas por las autoridades nacionales, utilizar equipos de protección adecuados, como mascarillas y/o barbijos que cubran nariz, boca y mentón y guantes al momento de interacciones sociales y no deberán presentar ningún síntoma de la enfermedad.

  • Las actividades de carga y descarga deben ser realizadas, en la medida de lo posible, por el personal local de la empresa que reciba o envíe las mercancías y para facilitar el trámite, la empresa enviará electrónicamente y de antemano todos los documentos relativos a la operación de transporte.

Costos en aumento, actividad paralizada

Mientras la pandemia paraliza en un 40% la actividad del autotransporte de cargas, los costos del sector continúan en aumento, acumulando un 9 por ciento en lo que va del año.

“Los costos vinculados al equipo (neumáticos, seguros, material rodante y reparaciones) lideran los aumentos”, indicaron desde Fadeeac, tras presentar su informe mensual que da cuenta de un incremento del 1,26% de su índice en mayo.

El indicador de Fadeeac, verificado por el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Di Tella, registró un aumento del 9% entre enero y mayo de 2020, en tanto que en 2019 el incremento fue de 17,7% para el mismo período. 2019 cerró con una variación de +47% en los costos del sector.

“Con estos datos tratamos de ofrecer una radiografía clara sobre los costos del transporte de cargas para nuestros asociados. Pero, más allá de este indicador, hoy tenemos un 40% de la actividad parada y muchas denuncias y malestar de las empresas por los maltratos que reciben los transportistas en varias provincias y municipios de todo el país. A la preocupación por la pandemia, se nos sumaron las trabas para llevar ni más ni menos que productos esenciales”, explicó Hugo Bauza, presidente de FADEEAC.

Durante el mes de mayo han traccionado los aumentos de costos los rubros relacionados con el equipo: en primer lugar, neumáticos, (8.45 %), y le siguió seguros (3.95 %), material rodante (3.60 %) y reparaciones (2.39 %), en un marco de aceleración de la política de minidevaluaciones durante la última semana del mes principalmente.

“Hoy tenemos un 40% de la actividad parada y muchas denuncias y malestar de las empresas por los maltratos que reciben los transportistas en varias provincias y municipios de todo el país. A la preocupación por la pandemia, se nos sumaron las trabas para llevar ni más ni menos que productos esenciales”

Hugo BauzaPresidente de Fadeeac

Los costos durante la pandemia

En lo que va del año se incrementaron un 9%

1
Patentes y tasas: 57,9%
2
Personal: 25,9%
3
Neumáticos: 16,1%
4
Reparaciones: 15,7%
5
Gastos generales: 13,8%
6
Material rodante: 11,9%
7
Seguros: 11%
8
Peaje: 0%
9
Lubricantes: 0%
10
Combustible: -0,7%
11
Costo financiero: -34,8%

Por otro lado, los dos rubros de mayor incidencia, combustible y personal – exceptuando una suba marginal del gasoil- no presentan variaciones respecto al mes anterior. Los gastos generales presentaron una suba menor de 0.81 %. Por último, el resto de los rubros (lubricante, personal, patentes y tasas, peajes), excluyendo la variación en el costo financiero (1,09 %), no ha sufrido modificaciones en relación con abril de 2020.

La fuerte desaceleración de los costos del transporte respecto a los altos incrementos en 2018 (61,5% – récord desde el 2002-) y 2019 constituye una tendencia que, según las estimaciones de FADEEAC,  se  extenderá  por los próximos meses. Esto se encuentra relacionado con la desaceleración que también exhiben los índices nacionales de precios minoristas (inflación minorista) y sobre todo de precios mayoristas.

Dejar un comentario