En el marco del proyecto de ley ómnibus enviado al Congreso para ser tratado en sesiones extraordinarias, el Gobierno llevó al 15% las retenciones para todas las exportaciones que, o bien no tributan actualmente, o tributan menos de ese porcentaje.

Así, el trigo y el maíz, que tributan 12%, y la carne vacuna que paga un 9%, pasarán a pagar un 15% de derechos de exportación.

Las excepciones abarcan al complejo olivícola, al arrocero, a los cueros bovinos, al complejo lácteo, la miel, el azúcar, la yerba y la lana, entre otras economías regionales, que incluyen además a algunas legumbres y hortalizas.

Vino y esencia de limón

En tanto, la cadena del vino y el aceite y esencia de limón (un insumo donde la Argentina es uno de los principales exportadores mundiales para la industria de las bebidas gaseosas), la alícuota de retenciones será del 8%.

A su vez, las exportaciones de hidrocarburos y de la industria minera permanecerán con las actuales alícuotas.

Respecto de la soja, el poroto sigue pagando un 33%, pero queda sin efecto el incentivo para su industrialización en harina y aceite, ya que pasarán a pagar también 33%, dos puntos más de lo que tributan en la actualidad. 

Vale la pena recordar que la próxima cosecha gruesa de soja y maíz será de 130 millones de toneladas, nada menos que un 40% más que la última campaña afectada por la sequía y el segundo mayor registro histórico.