A medida que el Mecanismo de Ajuste de Carbono en Frontera (CBAM, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea (UE) entra en vigor, los exportadores deben involucrarse proactivamente con la nueva regulación para mantener su ventaja competitiva y evitar potenciales multas, según el informe “The EU Carbon Border Adjustment Mechanism (CBAM): Implications for supply chains”.

Carlos Scavo, Director de Strategy& de PwC Argentina, y Tomás Portela, Gerente de la Práctica, analizaron las implicaciones del mecanismo cuyo objetivo es “establecer un precio justo al carbono emitido durante la producción de bienes intensivos en carbono que ingresan a la UE” y que cubrirá inicialmente las importaciones de cemento, electricidad, fertilizantes, hierro, acero y aluminio.

“En el caso de las exportaciones argentinas de estos productos a la UE, en particular chasis, partes y neumáticos, alcanzaron los 143 millones de dólares en 2023. Es muy importante que las compañías puedan adaptarse al CBAM para asegurar su competitividad en el mercado, más si el objetivo es incrementar las exportaciones a la UE”, dijo Scavo.

El complejo siderúrgico argentino alcanzó los US$1103 millones en exportaciones en 2023, con Estados Unidos, México y Canadá como principales destinos; mientras que el complejo aluminio lo hizo por US$885 millones, mayormente al Mercosur

¿Qué es el CBAM?

Promulgado en octubre de 2023 como parte del paquete legislativo “Fit for 55” de la UE (el bloque se comprometió a reducir sus emisiones netas de Gases de Efecto Invernadero en al menos 55% de aquí a 2030 y el “Fit for 55” hace que todos los sectores de la economía de la UE estén preparados para cumplir este objetivo), el CBAM complementa el actual Sistema de Comercio de Emisiones (EU ETS – Emissions Trading System), fija un precio a ciertos gases de efecto invernadero (GEI), emitidos en la producción de importaciones seleccionadas, alineado con los objetivos de reducción de GEI de la UE, evitando la “fuga de carbono” (como se denomina a la reubicación de la industria debido a diferencias en las políticas de fijación de precios del carbono entre jurisdicciones) y nivelando el campo de juego para los productores de la UE y de fuera de ella.

Actualmente, el CBAM cubre la importación de productos como cemento, hierro, acero, aluminio, fertilizantes, electricidad e hidrógeno.

La UE tiene previsto evaluar y potencialmente ampliar la cobertura del CBAM para 2030, con el objetivo de incluir más de la mitad de las emisiones en los sectores del EU ETS para la plena introducción de esta herramienta en 2034. Por ahora, los importadores afectados por este mecanismo tienen la obligación de presentar los primeros informes trimestrales.

Con la mira en 2026

Las empresas que no innoven para reducir sus emisiones incorporadas enfrentarán un costo adicional para sus productos, ya que los certificados CBAM deberán comprarse en función de las emisiones de carbono incorporadas en el producto importado, advierten los analistas de PwC Argentina.

A partir del 1 de enero de 2026, los declarantes autorizados del CBAM deberán presentar informes anuales y comprar/entregar los certificados correspondientes. El precio de estos certificados estará vinculado al precio promedio de los derechos de emisión en el marco del EU ETS, igualando así los costos de fijación de precios del carbono entre los productores de la UE y los importadores.

“Es posible que los exportadores de productos hayan comenzado a recibir solicitudes de información de clientes de la UE sobre datos de emisiones. Ante este escenario, es de vital importancia dar cumplimiento a este requisito, ya que en el caso contrario podría derivar en una pérdida de acceso al mercado y un alejamiento de la demanda de sus productos”, detalló Portela.

La introducción gradual de los certificados CBAM, junto con la eliminación gradual de los derechos de emisión gratuitos del EU ETS, puede aumentar los precios de los productos CBAM en el mercado de la UE, afectando también a los productos transformados y terminados.

Si bien estos cambios ya están teóricamente incluidos en el precio de mercado actual de los derechos de emisión de la UE, el informe sugiere que no todas las organizaciones afectadas son plenamente conscientes del CBAM y de cómo se aplica a ellas.

“Esto podría llevar a un cambio a corto plazo en el comercio internacional, en el que las importaciones de la UE favorezcan productos con bajas emisiones para evitar los costos del CBAM”, menciona el trabajo de PwC Argentina.

Descarbonización del comercio

Inicialmente, los exportadores de bienes con altas emisiones a la UE pueden encontrar oportunidades en otros mercados con políticas de carbono menos estrictas. Sin embargo, el incentivo para invertir en tecnologías de descarbonización y obtener una ventaja competitiva en un mercado de la UE que exige bajas emisiones de carbono, podría impulsar un movimiento global hacia la descarbonización.

Otras tantas jurisdicciones (como Estados Unidos) ya indicaron su intención de implementar sus propios equivalentes de CBAM, afectando aún más a los importadores de productos con altas emisiones. Además, puede aumentar la perspectiva de una fijación de precios del carbono nueva o más agresiva en otras jurisdicciones, especialmente en las de mayores exportaciones.

En este sentido, el crédito disponible para impuestos equivalentes al carbono aplicados en otras jurisdicciones del CBAM de la UE puede motivar aún más a los países a actualizar sus políticas de carbono para obtener beneficios económicos a nivel nacional.

“Esto impulsa a los países exportadores a actualizar las políticas climáticas para mitigar los riesgos de la “fuga de carbono”, y preservar así el acceso a los mercados internacionales, sin dejar de lado la competitividad de sus propios mercados e industrias nacionales”, dijo Scavo.

Este “escenario desafiante” implica desafíos y oportunidades claras para los exportadores argentinos y para el Estado, coinciden los expertos.

Los exportadores deberán adaptarse rápidamente para mantener su competitividad en el mercado europeo, mientras que el Estado tendrá la oportunidad de actualizar sus políticas climáticas y de fijación de precios del carbono para alinearse con las tendencias globales y obtener ingresos.


Imagen de portada: torstensimon en Pixabay