fbpx

De acuerdo con las últimas cifras de comercio internacional relevadas por el Indec, la Argentina registró un superávit en su balanza de exportaciones e importaciones por US$ 1537 millones en julio, un aumento del 4% respecto del mismo mes de 2020.

Así, el superávit acumulado entre enero y julio asciende a US$ 8310 millones. Asimismo, la suma de exportaciones e importaciones es un 40% superior a la registrada en 2020, y un 15% por encima de los registros de 2019.

En julio, ingresaron US$ 7252 millones por ventas externas (+47% interanual), y se convirtió en el séptimo mes consecutivo de incremento. Todos los rubros exportadores mejoraron su desempeño, principalmente de la mano de los precios (+33%) y algo menos por las cantidades (+9%).

El acumulado entre enero y julio totaliza US$ 42.625 (+31,2%), el mayor registro desde 2013.

Brasil, como principal socio comercial y responsable del 14% de las exportaciones, realizó compras en la Argentina por US$ 946 millones, incrementando en más de un 70% sus importaciones desde nuestro país. Las manufacturas industriales lideran las exportaciones a Brasil con un 85% del total.

Compras externas

En tanto, en julio se verificaron importaciones por US$ 5715 millones (+65% interanual) y sumando por noveno mes consecutivo un alza interanual. Entre enero y julio, las compras externas alcanzaron los US$ 34.315 millones (+51,2%).

De acuerdo con el análisis realizado por Abeceb de los datos informados por el Indec, “para lo que resta del año, prevemos que las exportaciones se mantengan en niveles elevados”.

“Por un lado, no se ha revertido completamente la suba en los precios de las commodities, permitiendo que las ventas de MOA sostengan sus niveles, aunque en menor medida a los meses recientes dado que se diluye el efecto de liquidación de la cosecha gruesa y se sienten los efectos de la bajante histórica del Paraná. En segundo término, la recuperación de la economía de Brasil, nuestro principal socio comercial, continuará traccionando la demanda de MOI”, indicaron. 

En tanto, las mayores importaciones registradas las explican por “los avances en la vacunación, las menores restricciones y la baja en los casos favorecerá un mayor flujo de importaciones”.

“Adicionalmente, una brecha cambiaria más elevada que la vigente en la primera parte del año junto a mayores expectativas de devaluación podría alentar un adelantamiento de las compras al exterior. En caso de que la pérdida de reservas y la mayor inestabilidad cambiaria conduzca a mayores restricciones a las importaciones, las operaciones podrían verse obstaculizadas. En suma, el mayor crecimiento de las compras por sobre las ventas que se observa sistemáticamente desde septiembre de 2020 seguirá vigente”, concluyeron.