fbpx

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, visitó el puerto de Bahía Blanca para ver el predio proyectado para la construcción de una playa ferroviaria de cargas que unirá los pozos de Vaca Muerta con Puerto Galván.

Acompañado por el subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, Mariano Saul, y el presidente del Consorcio de Gestión del Puerto Bahía Blanca, Miguel Donadio, Dietrich analizó la viabilidad de la licitación del Tren Norpatagónico.

El gobierno nacional le cedería al consorcio portuario una parcela de 8 hectáreas para la playa ferroviaria, dentro de un programa que involucra la renovación y mejoramiento de 574 kilómetros de vías así, como la construcción de una nueva traza de 83 kilómetros desde Galván hasta Vaca Muerta.

Espacios improductivos

“Estamos avanzando en un proyecto para hacer un centro de transferencia para que el puerto invierta y genere estos espacios que hoy están sin uso en espacios productivos”, aseguró Dietrich.

“El puerto de Bahía -continuó- está muy comprometido con el tren futuro a Vaca Muerta. Esto es un proyecto que lo creemos muy importante pero que depende mucho de la posición en la que estén las petroleras. Confío en que va a terminar sucediendo, pero tenemos que estar todos comprometidos porque claramente la inversión privada es muy importante”, aseguró el ministro en un comunicado difundido por el puerto.

La futura playa ferroportuaria se plantea como una nueva opción de transporte para los insumos que necesiten los pozos de petróleo y gas no convencional, y que incluyen desde las arenas para fractura hasta cemento, tubos, baritina, cabezales y tubulares para armar el pozo.

Menos costos logísticos

No obstante, su presencia también brindaría servicios a productos regionales diversos, como alimento balanceado, productos de minería o la fruta del Alto Valle, bajando así los costos logísticos.

El proyecto también prevé la ejecución de la playa en Galván y otras dos, una en C. Cordero y otra en Añelo. Según datos del Ministerio de Transporte, para 2030, con la nueva traza circularán 143.000 camiones menos por año en las rutas 22, 151 y 7, que conectan los 140 km entre Roca (Río Negro) y Añelo (Neuquén).

Por su parte, Donadio expresó que la transferencia del predio al consorcio “permitirá no sólo potenciar Vaca Muerta, sino también posicionar a nuestro puerto como uno de los de mayor superficie en la geografía sudamericana y un protagonista relevante de los grandes proyectos en materia energética nacional”.

Dejar un comentario