La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) y la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) celebraron las resoluciones aprobadas durante la XXIV Asamblea Ordinaria de la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (CLAC) que contienen criterios para orientar sus legislaciones en medidas de apoyo a la aviación comercial por la crisis del Covid-19 y al uso de Combustibles Sostenibles de Aviación (SAF) en la región.

Durante la reunión, que se realizó en entre el 23 y el 25 del actual en Montevideo se aprobaron las Resoluciones A24-1 y A24-3 por las que se insta a los 22 Estados miembros de la CLAC a considerar la creación de políticas regionales que incentiven programas de desarrollo para la producción y uso de combustibles sostenibles de aviación.

Vías para lograrlo

La resolución incluye una propuesta de medidas para lograrlo: incentivar programas de producción de SAF (como por ejemplo garantías de préstamos o de subvenciones de capital), apoyar la investigación y desarrollo de la cadena de suministro en la producción de SAF para reducir costos, y crear un marco normativo adecuado para acelerar las inversiones.

José Ricardo Botelho, Director Ejecutivo & CEO de ALTA, destacó el entusiasmo con el que recibieron la resolución ya que ello supone un avance importante para lograr la disponibilidad de los combustibles sostenibles de aviación a mayor escala, lo que puede reducir costos y acelerar su implementación para cumplir con los objetivos medioambientales.

Articulación público-privada

“El trabajo alineado industria-gobierno es crítico para lograr políticas eficientes, tener certeza jurídica que permita inversiones y el desarrollo de infraestructuras que genere competitividad. Desde ALTA reiteramos nuestro completo apoyo a los gobiernos de la región en la puesta en marcha de esta resolución y en la creación de puentes de trabajo colaborativo con el sector privado”, dijo Botelho.

En octubre pasado, durante la 41ª Asamblea General Anual de ALTA en Bogotá las aerolíneas miembro de ALTA habían aprobado de manera unánime una resolución para trabajar articuladamente en lograr cero emisiones netas para 2050. En la oportunidad, quedó en claro la necesidad de contar con políticas eficaces y eficientes en la región para la provisión de combustibles sostenibles de aviación a gran escala y a costos competitivos.

De qué se trata

Mediante un comunicado, IATA señaló su participación en la redacción de las resoluciones y en las discusiones previas a la Asamblea en los diferentes grupos de trabajo dispuestos por la CLAC. Las resoluciones se refieren a:

  • Resolución A24-1. “Recomendaciones sobre medidas de apoyo a la aviación comercial de la región como consecuencia de la crisis del Covid-19”. Derivado de las dificultades económicas a las que se enfrentan las aerolíneas por la pandemia, insta a las autoridades de aviación civil de la región a tomar las decisiones necesarias para seguir apoyando a las aerolíneas en su recuperación económica.

Adicionalmente, cuando estas decisiones no dependan de las autoridades de aviación, insta a las autoridades de aviación a acudir a las autoridades gubernamentales competentes, a que consideren adoptar las iniciativas de apoyo económico a la industria.

  • Resolución A24-3 “Orientación para el desarrollo normativo en la región con el fin de impulsar el uso de SAF”. Dado el interés de la aviación de cumplir con sus compromisos de reducción de emisión de CO2, promueve el trabajo conjunto entre la industria aeronáutica y los gobiernos para promover políticas y reformas regulatorias que permitan la creación de incentivos para la producción de SAF.

Servicio esencial

Desde la organización que representa a alrededor de 290 líneas aéreas (que concentran el 83% del tráfico aéreo global), recordaron que la pandemia puso de manifiesto que la aviación comercial proporciona un servicio esencial -repatriando a ciudadanos latinoamericanos que estaban varados por todo el mundo, trasladando equipos médicos y transportando las vacunas, entre otras cosas-.

“Cuando los pasajeros no viajaban, la carga aérea no se detuvo y permitió el traslado oportuno de las mercancías de las que depende el comercio mundial. Por eso es fundamental que las autoridades y actores de la industria de toda Latinoamérica y el Caribe sigan trabajando juntos para asegurar que la actividad aérea de la región continúe su recuperación tras la crisis del Covid-19 y pueda seguir creciendo de manera ordenada, eficiente y sostenible en beneficio del desarrollo social y económico de los países y sus ciudadanos”, concluye el comunicado.