fbpx

El Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) vuelve a emerger con prácticas de extorsión a empresarios y a trabajadores por igual.

Como en las peores épocas de la conducción del Omar “Caballo” Suárez, los ahora dirigidos por Raúl Durdos continúan con la intención de imponer la nómina de las tripulaciones a las empresas. Esto es, el regreso de la bolsa de trabajo.

El buque objeto del condicionamiento es el Ocean Mermaid, operado por la firma Vessel. Este buque de suministro para buques sísmicos debe recalar por estas horas en el puerto de Ushuaia para cambio de tripulación y seguir su camino.

La presión del SOMU

Protesta gremial esta tarde en el puerto

El SOMU alega que tiene tripulación extranjera, que no está debidamente capacitada, que opera sólo con la dotación de seguridad y hasta que la “comida es mala”.

La propia tripulación del Mermaid ignoró por completo los argumentos del SOMU.

Lo que el SOMU pasa por alto es que cada buque que navega es despachado por Prefectura tras verificar las condiciones de la tripulación y su conocimiento; que, además, si es extranjero, opera con un waiver que autoriza la Dirección de Marina Mercante, y que, en caso de contar con tripulación argentina, el Ministerio de Trabajo verifica el cumplimiento de los convenios colectivos.

La respuesta del armador

El armador asegura contar con todas las autorizaciones legales. Y advierte que 10 de los 15 tripulantes del buque de suministro son argentinos.

Por otra parte, el sindicato también aduce la bandera de la “precarización laboral” a bordo del buque. Para el armador, es una falacia: “Somos nosotros los que los empleamos y le damos estabilidad laboral cuando el SOMU, con rotaciones permanentes, precariza el trabajo”.

El conflicto emerge porque el SOMU pretende legitimar su base de poder condicionando a la empresa armadora (si no acepta los tripulantes que decide, presiona con medidas de fuerza como tristemente se hizo célebre el gremio en el pasado), pero también a los marineros, de manera tal que perciban que su trabajo (presente y futuro) depende más del sindicato que de las empresas.

Bloqueo de otros gremios

El armador sostiene que el SOMU convenció los estibadores y camioneros para que bloqueen mañana miércoles la atención al crucero Coral Princess si llegaban a darle recalada al buque Ocean Mermaid.

El recurso a otros gremios para condicionar a la empresa y al Gobierno no hace más que confirmar que la propia tripulación del Mermaid no está dispuesta a parar, justamente, porque no avala los planteos de quienes dicen representarlos: el SOMU.

El planteo del puerto

Pero apremiados por la presión, desde la Dirección Provincial de Puertos de Tierra del Fuego le informaron al armador que “no hay lugar en el muelle para recibir al Ocean Mermaid”, según confió a Trade News el propio armador.

La empresa sostiene que la operación en muelle es “de dos horas nada más”. Desde el Puerto habrían argumentado la prioridad legal para cruceros, obviando el conflicto entre el SOMU y el armador.

Trade News intentó comunicarse con el vicepresidente del puerto, Miguel Ángel Ramírez, pero al cierre de esta edición no tuvo respuesta.

Estibadores niegan el bloqueo

Por su parte, Orlando Díaz, secretario general del SUPA de la delegación fueguina descartó que fueran a tomar una medida de fuerza de esa naturaleza.

“Nosotros cobramos cuando trabajamos. No decidimos el espacio de muelles. Si no operamos el buque de suministro no cobramos. Nos llamaron para hacer una medida de fuerza pero estamos en otra. Esperamos ese buque”, destacó Díaz.

Desenlace

Si mañana el buque de suministro no entra a puerto, pudiendo hacerlo porque había ventana, será porque la Dirección de Puertos claudicó frente a la amenaza gremial. A menos que pueda dejar asentado la imposibilidad rotunda de la recalada.

Si el buque de suministro efectivamente entra, confirmará que el argumento dado por el puerto escondía así la presión gremial y la amenaza de boicotear el turismo de cruceros (principal fuente económica del puerto) por parte de los sindicatos.

El armador aseguró que de no poder operar realizará la exposición de rigor en Prefectura y presentará una denuncia penal por daños y perjuicios a los responsables del bloqueo.

Un Comentario