Aunque se mantiene la incertidumbre en un contexto de recuperación desigual, el levantamiento de muchas medidas sanitarias y la relajación de la mayoría de las restricciones a los viajes en países europeos y americanos renueva el optimismo en el sector aéreo.

De acuerdo con las últimas proyecciones, se espera que el tráfico mundial de pasajeros mejore significativamente en 2022, alcanzando el 77% de lo que era en 2019. Las previsiones indican que el tráfico para este año rondaría los 7100 millones de pasajeros.

La última evaluación trimestral del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) Mundial revela el impacto positivo e inmediato del levantamiento de restricciones en la demanda mundial de viajes aéreos.

Al mismo tiempo, el informe deja en claro la desigual recuperación entre las diferentes regiones del mundo: los principales mercados de la aviación en Asia-Pacífico van por detrás de los occidentales ya que siguen estando en parte cerrados al tráfico internacional.

La mitad de 2019

Durante 2021, el brote de Covid-19 eliminó 4600 millones de pasajeros en comparación con 2019, lo que representó una pérdida del 50,3% del tráfico mundial de pasajeros.

Durante los dos primeros años de la pandemia, el virus había reducido el número de pasajeros en los aeropuertos del mundo en 10.200 millones.

“Teniendo en cuenta mis recientes viajes y basándome en los últimos datos, no cabe duda de que muchos viajeros están deseando reanudar sus desplazamientos, y los volúmenes de principios de verano (en el hemisferio norte) así lo atestiguan. Con la combinación de la “privación de vacaciones” y el aumento de la confianza en los viajes aéreos gracias al incremento de las tasas de vacunación y las medidas de seguridad, la relajación de las restricciones en los viajes contribuirá a impulsar la propensión a viajar en avión y a alimentar la recuperación del sector”, dijo Luis Felipe de Oliveira, Director General de ACI World.

El directivo agregó que con muchos países “dando pasos hacia la vuelta a una cierta normalidad”, levantando casi todas las medidas sanitarias y restricciones de viaje, el sector espera un salto en la demanda de viajes aéreos en la segunda mitad de 2022.

Geopolítica, inflación y escasez de mano de obra

Aún con las positivas tendencias actuales del tráfico, sigue primando la incertidumbre en torno a la recuperación de la industria de la aviación, especialmente a mediano y largo plazo.

Aunque muchos indicadores apuntan a la recuperación, el sector también enfrenta algunos vientos en contra importantes, como los conflictos geopolíticos, el aumento de la inflación, el riesgo de recesión económica, las interrupciones de la cadena de suministro, la escasez de mano de obra y los posibles nuevos brotes.

A pesar de los riesgos a la baja, el sector sigue confiando en que es previsible la recuperación de los niveles de 2019 en los próximos dos o tres años.

Si bien algunos mercados han experimentado una fuerte recuperación, en promedio y según la proyección actual, teniendo en cuenta el primer trimestre de 2022, más lento de lo esperado, debido a la ola Omicron, se espera que el tráfico mundial de pasajeros vuelva a alcanzar los niveles de 2019 a finales de 2023, con la recuperación de todo el año a los niveles de 2019 en 2024.

Tráfico nacional vs. tráfico internacional

La recuperación global estará impulsada principalmente por la recuperación del tráfico de pasajeros nacional, pero se verá obstaculizada por el estancamiento de la recuperación en Asia-Pacífico y una recuperación más lenta de los viajes internacionales globales (a nivel mundial, el tráfico nacional representó el 58% del tráfico total de pasajeros en 2019).

Todavía se espera que el tráfico global de pasajeros domésticos alcance los niveles de 2019 a finales de 2023 y que el tráfico de todo 2023 esté a la par con los niveles de 2019. Sin embargo, el tráfico global de pasajeros internacionales necesitará casi un año más para recuperarse y se prevé que no alcance los niveles de 2019 hasta la segunda mitad de 2024.


Imagen de portada: Gauthier Delecroix