En medio de la guerra de Rusia contra Ucrania, Alemania reconoce la relevancia de la transición hacia la energía limpia no sólo para tener un clima seguro, sino también para la seguridad nacional a corto plazo, y motoriza el tema en el ámbito del G7. Por ello, el gobierno alemán acaba de adoptar una ley para que en 2035, la energía en el país sea 100 % renovable.

Un informe de la ONG Periodistas por el Planeta explica que con esta decisión, la economía más grande de Europa avanzará cinco años en la eliminación fósil de su generación de electricidad.

La Ley de Fuentes de Energía Renovables actualizada prevé que para 2030, el 80 % de la electricidad consumida en Alemania provenga de energías renovables y que cinco años después, en 2035, la totalidad de la energía utilizada en el país sea renovable.

Con este nuevo objetivo, Alemania supera la hoja de ruta de la Agencia Internacional de Energía para 2050, que estipula que la generación mundial de electricidad tendrá que alcanzar cero emisiones netas para 2040.

El rol del G7

Por otra parte, el cambio hace que Alemania sea el primer país del G7 en incorporar la ley 100% de energía limpia para 2035, mientras que Canadá, el Reino Unido y los Estados Unidos han establecido objetivos similares.

Sin embargo, esas naciones todavía están detrás de los “campeones de la energía renovable”, como Uruguay, que está en casi el 100 %, o Kenia, donde las energías renovables proporcionaron más del 90 % de la generación de energía.

El proyecto de ley alemán consagra el principio de que “el uso de energías renovables es de interés público primordial y sirve a la seguridad pública”.

Dependencia rusa

La expansión acelerada de la energía renovable se considera un elemento clave para hacer que el país sea menos dependiente del suministro de combustibles fósiles rusos y mejorar la seguridad nacional y europea.

Los nuevos objetivos para 2030 representan una duplicación de la capacidad de energía eólica terrestre de Alemania a 110 GW y una triplicación de la energía solar a 200 GW, junto con una expansión de la energía eólica marina a 30 GW.

Los nuevos objetivos de Alemania para 2030 representan una expansión de la energía eólica marina a 30 GW.

Alemania anunció que durante la presidencia del G7 (que ejerce en 2022), abordar la crisis climática sería uno de sus objetivos centrales.

En las últimas horas se supo, además, que los países que integran ese Foro acordaron suprimir las importaciones de petróleo ruso.

“Usaremos nuestra presidencia para hacer de este círculo de países una avanzada de economías climáticamente neutras y un mundo justo”, anunció Olaf Scholz, el canciller federal, en su discurso de Año Nuevo.

Con vistas a la crisis climática, la pandemia del coronavirus y la “resiliencia de las democracias”, Annalena Baerbock, la ministra de Relaciones Exteriores, envió un mensaje para la Presidencia alemana: “Actuar antes de que sea demasiado tarde”.

Siete potencias económicas democráticas

Si bien el G7 no es una organización internacional sino un foro informal, el hecho de que nuclea a las siete principales potencias económicas democráticas (Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón, Canadá y Estados Unidos), le otorga una relevancia indiscutida en el concierto internacional.

Aunque nació empujado por la crisis económica mundial de 1975, por iniciativa del entonces canciller federal Helmut Schmidt y del ex presidente francés Valéry Giscard d’Estaing. Y en un principio las discusiones se centraron en cuestiones económicas, la gama de temas se fue ampliando en las décadas siguientes.

En 1998, Rusia fue admitida en el círculo, pero fue excluida nuevamente en 2014 luego de que anexara Crimea (Ucrania).

El país que ejerce la presidencia durante un año es el encargado de organizar también la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que esta vez se realizará a fines de junio en Schloss Elmau, en los Alpes bávaros, en medio de un convulsionado contexto internacional en el que la problemática por la provisión de energía vuelve a estar en el centro de la escena.

Como en 2015, Schloss Elmau, en los Alpes bávaros, volverá a ser sede de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del G7.

“Energías de libertad”

A principios de este mes, el ministro de finanzas de Alemania, Christian Lindner, llamó a las fuentes de energía renovables “energías de libertad” que pueden permitir a Alemania un mayor grado de independencia energética, cuando anunció alrededor de 200 000 millones de euros para inversiones en descarbonización y una mayor independencia de los combustibles fósiles importados en los próximos cuatro años.

Según la última Revisión Global de Electricidad de Ember, las fuentes de energía fósiles todavía representaban el 47 % de la electricidad generada en Alemania en 2021, mientras que la cuota de energía renovable, que consiste en energía eólica y solar, estaba justo por debajo del 29 %.

Ben Backwell, CEO del Consejo Global de Energía Eólica, destacó que la organización recibe con enorme satisfacción el mayor compromiso con la energía eólica como respuesta a la actual crisis energética mundial.

“Como presidente del G7 en 2022, Alemania está mostrando a otros países que la energía eólica y renovable son los canales hacia un sistema energético más seguro y resistente, y que se necesitarán una serie de reformas para acelerar urgentemente su despliegue. Recibimos con satisfacción la medida de establecer un plan de financiación para mantener fuertes incentivos para invertir en energía eólica terrestre y marina hasta 2045, y para simplificar los procedimientos de concesión de permisos para garantizar el rápido despliegue de los proyectos. El creciente papel de la energía eólica en el interés público primordial, como medio para proteger a los consumidores de energía y apoyar el crecimiento sostenible, está ganando terreno con esta ley, y esperamos que otros países del G7 y el G20 sigan su ejemplo”, dijo Backwell.

Capacitación

Rabia Ferroukhi, Directora del Centro de Conocimiento, Políticas y Finanzas de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena), elogió el proceso iniciado en Alemania pero hizo una importante advertencia respecto de la necesidad de capacitación humana para avanzar con el tema.

“Alemania se encuentra entre varias economías líderes que han establecido ambiciosos objetivos tecnológicos para la descarbonización de su sector energético. Sin embargo, la transición energética no debe abordarse desde una perspectiva puramente centrada en la tecnología. Ahora se deben seguir las medidas y políticas necesarias para capacitar y formar a las personas. El sector de las energías renovables tiene capacidad para emplear hasta 38 millones de personas para 2030. Y para igualar las habilidades y el suministro, es importante asegurarnos de que tenemos un enfoque integrado entre la energía, el trabajo y la educación”, detalló.