El aumento de los costos para transportar mercadería en Argentina no tiene freno: en febrero mover un camión fue 7,1% más caro, y si se tiene en cuenta el incremento de enero (2,4%), sólo en el primer bimestre de 2022, el sector sufrió un aumento de casi 10%.

Los datos surgen del Índice de Costos de Transporte elaborado por Fadeeac (Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas), referencia en buena medida para la fijación o ajuste de las tarifas del sector.

Principales puntos

  • El mes pasado, el combustible se incrementó casi 10%, luego de varios meses sin cambios, en un marco de precios récords con fuertes tensiones en el mercado internacional.
  • La entrada en vigencia de la tercera cuota de salarios del convenio colectivo en marzo implica un piso acumulado de 13% para el primer trimestre del año.
  • La aceleración de los costos de transportar mercadería en el país continúa en línea con la alta inflación general.

Malas perspectivas

Los especialistas analizan con preocupación los datos, ya que con el incremento de febrero, la variación acumulada alcanza casi 10% en el bimestre y se ubica en 47% en los últimos 12 meses, luego de cerrar 2021 en 49% (el segundo aumento más alto de los últimos 20 años), y tras los considerables incrementos de costos en 2018 (con un récord de 61,5%) y 2019 (47%).

Del mismo modo, la entrada en vigencia de la tercera cuota de salarios del convenio colectivo en marzo (12,5%) implica un piso acumulado de costos de 13% para el primer trimestre del año.

El estudio, que cada mes realiza el Departamento de Estudios Económicos y Costos de Fadeeac, mide 11 rubros que impactan directamente en los costos de las empresas de transporte de cargas de todo el país.

Todos para arriba

El reporte muestra que en febrero, la mayoría de los rubros mostraron fuertes subas.

En primer lugar, se destaca el aumento del Combustible, que alcanzó casi 10% (9,76%), abarcando tanto el segmento mayorista como minorista, y en un marco de precios récords y fuertes tensiones en el mercado internacional.

En segundo lugar, el aumento del costo laboral con la incorporación de la asignación extraordinaria no remunerativa rubricada en diciembre de 2021, con su impacto directo en Personal-Conducción (7,21%) y en los rubros componentes relacionados Reparaciones (4,68%) y Gastos Generales (5,31%).

A continuación, se encuentran los rubros relacionados con el equipo de transporte que, al igual que en los meses precedentes, volvieron a traccionar también sobre el Índice General.

La novela de los neumáticos

En este contexto, nuevamente Neumáticos exhibió otro marcado aumento (6,06%) tras el récord de 2021 (104%), y Material Rodante, que tuvo una suba de 3,56%, en el marco de la política de minidevaluaciones del tipo de cambio oficial y la continuidad de restricciones cambiarias y de importaciones.

Para finalizar, el aumento en Peajes fue de 26,12%. El resto de los rubros (Lubricantes, Seguros, Patentes), con excepción del Costo Financiero (14,04%), no sufrieron modificaciones con respecto al mes anterior.

Evolución del combustible

En 2018, el formidable aumento del precio del gasoil (77%) a partir del esquema de desregulación y alineamiento a los precios internacionales que se dio desde octubre de 2017, en conjunto con la maxidevaluación del peso, fue determinante en los costos récord del sector (61,5%), marcando el punto de incremento más alto en prácticamente 20 años.

El aplazo de aumentos en el gasoil al cierre de 2019 -en el marco del récord de inflación minorista en el país (54%)- recortó mayores alzas de costos a fin de ese año y en el primer trimestre de 2020.

A partir de allí, la histórica caída de los precios internacionales del petróleo como derivación de la crisis del coronavirus dio lugar en el segundo trimestre de 2020 al establecimiento de un barril criollo que estableció un precio sostén de US$45, de manera de preservar tanto los precios como la producción local.

A partir de la segunda parte de 2020, se sucedieron aumentos consecutivos en el gasoil.

El año terminó con un aumento global de 21% -bastante menor en términos relativos- luego del 46% de suba en 2019 y de nada menos que el récord de 77% en 2018.

Efecto guerra

El Combustible prácticamente no se modificó en la segunda parte de 2021 tras incrementarse en forma marcada en enero (9,9%), subir 4,5% en febrero; 7,2% en marzo; 6,6% abril y 5,2% en mayo, acumulando una suba de 39% en 2021.

Tras varios meses sin cambios, el incremento del Combustible en febrero (casi 10%) se produce en un marco de precios récords y fuertes tensiones en el mercado internacional, como derivación del conflicto bélico entre Rusia (uno de los mayores productores mundiales) y Ucrania.

A principios de marzo, el precio del barril de petróleo Brent (una de las dos variedades de crudo referencia en el mercado y variedad de referencia en Argentina) había rozado los US$140, acercándose a su récord histórico (US$147,50 en 2008).

Más allá del significativo aumento de precios en marzo como derivación del conflicto bélico, los precios internacionales habían venido mostrando un marcado incremento en el transcurso de 2021 (47%), verificando la variedad Brent cotizaciones en torno a US$90 a fines de enero y principios de febrero (el máximo en siete años, hasta el estallido del conflicto).