fbpx

Impulsado por un incipiente aumento de mercados y de volúmenes de exportación, pero sobre todo por un desplome de las importaciones debido a una profunda depresión del mercado interno, el comercio exterior argentino cerró 2019 con un superávit comercial de US$ 15.992 millones.

De acuerdo con datos del Indec, comentados por la consultora Abeceb, la Argentina logró una reversión de su balanza con casi US$ 16.000 millones de saldo favorable en comparación con los US$ 8400 millones de déficit registrados dos años antes, en 2017.

Abeceb destacó “una reversión del flujo de divisas comerciales superior a los US$ 24.300 millones”.

“Puesto en términos del PBI -continuó- el superávit comercial en 2019 fue equivalente a 3,7% del ingreso nacional cuando en 2017 ese guarismo fue negativo y equivalente a -1,3%, un ajuste sólo comparable con episodios recesivos como los de 1989 o 2002”.

Significativa caída de las compras

La consultora reconoce que el “rebalanceo de las cuentas externas” obedece a “una significativa caída de las compras argentinas en el exterior y en menor medida por un cierto impulso exportador”.

“Desde 2017 a la fecha nuestras ventas al mundo avanzaron 11,3% en tanto las importaciones sufrieron una caída que roza el 27%. Para contextualizar los niveles actuales de nuestros flujos comerciales, nuestras exportaciones siguen estando 21,5% por debajo del pico alcanzado en 2011 (con super precios de commodities) en tanto las importaciones se ubican un 35% debajo (si se toma el último trimestre del año las variaciones son de 18,1% y 40% respectivamente)”, explicó Abeceb.

Durante 2019, las exportaciones superaron los US$ 65.115 millones (+5,4% interanual), con un fuerte salto en las cantidades (+12,2%) gracias a la cosecha, que creció más de 30%. Las importaciones sumaron US$ 49.125 millones (-25% interanual).

Las 145 millones de toneladas de granos se concentraron en soja (+46% de aumento de producción) y maíz (+30,8%).

Carnes a China

También formaron parte del aumento exportador el sector cárnico, que logró la apertura del mercado chino, y creció en embarques un 54% en los valores. De hecho, debido a la peste porcina africana y a los permisos logrados por los frigoríficos argentinos, las exportaciones argentinas a China aumentaron un 57% en 2019, gracias al desempeño de las carnes.

Las mayores exportaciones a China redujeron el déficit bilateral de los US$ 7600 en 2018 a 2200 millones en 2019.

Otros destinos incrementaron sus compras en la Argentina, tales como India y Vietnam, ambos en el orden del 35% de aumento.

“Es importante destacar que no a todos les fue bien en materia de exportación. Uno de los sectores relevantes cuyas ventas externas disminuyeron fue la industria automotriz (-12,9%), perdiéndose con ello casi US$ 1000 millones de exportación”, indicó la consultora.

Las mermas en las ventas externas también se registraron en el biodiésel (-20%), maní preparado (-41%), y camarones y langostinos (-19%) debido a una fuerte caída en la captura de langostinos en los puertos de la Patagonia ocurrida entre agosto y octubre.

Importaciones

En materia de importaciones, la caída del 25% se repartió en una contracción del 20,7% de las cantidades importadas y una caída del 5,4% en los precios.

“Destaca a simple vista el derrumbe de las importaciones de vehículos automotores para pasajeros de 56,1% (en línea con la merma de 43,8% en los patentamientos de vehículos importados y una reducción significativa de stocks), al que se suman los renglones de combustibles y lubricantes, bienes de consumo y bienes de capital con caídas en cantidades también muy pronunciadas de 31,9% para el primero y 25,4% para los dos últimos”, detalló el informe.

En su proyección para el corriente año, Abeceb afirmó que la Argentina “volverá a mostrar un superávit comercial (del orden de unos US$ 15.000 millones)”.

Pronóstico 2020

“Se espera que las exportaciones se mantengan estancadas y que las importaciones se recuperen muy modestamente en un contexto de magra recuperación del consumo y la actividad económica y un monitoreo más exhaustivo de los flujos de importación sobre todo de bienes finales”, sugirió la consultora.

Para las exportaciones, destacaron una baja por una menor cosecha debido a factores climáticos, compensada por una leve recuperación de otros sectores entre los que se destaca la industria automotriz con mejores expectativas dada la recuperación esperada del crecimiento en Brasil (+2.2% en 2020 vs 1.1% en 2019).

Dejar un comentario