fbpx

Al menos dos postulados siguen vigentes en el comercio exterior argentino.

El primero reza que todo trámite que puede hacerse de manera digital se sigue haciendo en papel.

El segundo: por más incorporado que esté a nuestras rutinas productivas el “modo digital” (más en tiempos de pandemia), todavía no logra vencer usos y costumbres. Lo que refuerza entonces la vigencia del primer postulado.

Esto se nota sobre todo en la interacción del mundo comercial privado con el universo del control público. 

Pero hay una carrera algo subterránea que se lanzó hace unos años y que, afortunadamente, no se interrumpió con el cambio de administraciones, que lleva inexorablemente a la mudanza definitiva de los procesos, trámites y autorizaciones desde el ámbito del papel y la interacción física al espectro remoto de lo digital.

VUMA y PCS

En un webinar organizado por el Consejo de Cargadores (entidad formada por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios y la Unión Industrial Argentina) funcionarios técnicos del gobierno comentaron los avances de dos soluciones para la agilidad y reducción de costos en el comercio exterior en contenedores: la Ventanilla Única Marítima Argentina (VUMA) y el Port Community System (PCS).

La presentación estuvo a cargo de César Guidi, ingeniero y consultor de operaciones logísticas y portuarias para el proyecto Ventanilla Única del Comercio Exterior (VUCE) que funciona en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Productivo, y del capitán de ultramar Guillermo Enjuto, también consultor en VUCE. 

Ambas son plataformas digitales que comparten una serie de premisas: la integración en un único nodo de la multiplicidad de actores intervinientes en un proceso, con sus requerimientos documentales. El objetivo: acelerar los procesos a partir de la eliminación de la redundancia informativa o la duplicidad de documentos exigidos.

Dicho de un modo gráfico: las carpetas y servicios de mensajería que van y vienen porque es imposible una sincronización total en el mundo de los átomos (papel) es reemplazada por un intercambio electrónico de datos que automatiza (o acelera los tiempos) y sincroniza procesos y documentos. 

Todo, además, con la visibilidad y trazabilidad remota por parte de los actores del estado del control y autorizaciones de los documentos, o del estado de una carga. 

Prefectura, pionera

“VUMA arrancó en 2020 y está en línea con el desarrollo ya instrumentado por la Prefectura Naval con el despacho electrónico de buques”, indicó Guidi.

Pero todo agente marítimo sabe que Prefectura es uno de los actores que intervienen en la llamada de un buque (nuevamente, lo sabe todavía más en tiempos de pandemia).. 

“En esta plataforma colaborativa se trabajará en la administración de información que requiere cada uno de los organismos que intervienen en la autorización de un buque: además de Prefectura, está la autoridad portuaria, Sanidad de Fronteras, el Senasa, Migraciones y la Aduana”, explicó. 

Lo que la solución permitirá es el control eficiente de los despachos electrónicos y “anticipados” de los buques, así como un acceso único para el seguimiento y la trazabilidad. 

En síntesis, es la estandarización y armonización del lenguaje, uso y costumbre de cada organismo de control

El síntoma de la duplicidad de documentos que implica el despacho físico de un buque se evidencia en que entre el 43% y el 45% de la información solicitada al agente marítimo está duplicada.

“Encontramos 111 datos repetidos y 145 únicos”, resumió Guidi.

Si bien hoy cada organismo tiene su sistema (por ejemplo, el ePuertoBue en la Administración General de Puertos), el objetivo de VUMA es que todos integren sus sistemas en esta ventanilla única marítima. 

Alcance

“El alcance inicial de VUMA abarca a los puertos de Buenos Aires y Dock Sud, y luego tendrá cobertura nacional”, señaló el funcionario.


En cuanto al tipo de buques, VUMA arrancará sólo con portacontenedores y cruceros internacionales, e incluso el transbordo. Ni el cabotaje, ni los buques graneleros ni los Ro-Ro están considerados en esta primera etapa, así como tampoco el cabotaje.

El sistema de la comunidad portuaria

El otro proyecto es el de PCS, también una plataforma digital y colaborativa pero con otro objetivo: facilitar la logística de las operaciones portuarias de las cargas de importación y exportación, por lo que el intercambio de información abarca más jugadores: cargadores, transportistas, terminales, depósitos y, por supuesto, las autoridades portuarias.

El déficit argentino con la materia es algo pasmoso. En la región ya están activos estos sistemas en Brasil, Perú y Chile, pero en Asia ya lo instrumentaron hace 30 años, con las tecnologías disponibles en ese momento, hoy totalmente obsoletas.

La búsqueda de la eficiencia, más allá de mejorar el flujo documental y hacerlo visible, podrá percibirse desde la gestión de turnos hasta la administración del transporte terrestre que interactúa entre cargadores y la terminal.

Nuevamente, así como la VUMA con los agentes marítimos y los buques, el PCS garantiza la accesibilidad, trazabilidad y una carga de documentos concentrada en un único hub digital.

“Apuntamos a la sincromodalidad, es decir, alinear los flujos que permitirán una mejor gestión del tiempo y previsibilidad a la cadena”, apuntó Guidi.

También en este caso la aplicación inicial será en el Puerto Buenos Aires y Puerto Dock Sud, en tanto concentran el 82% de los TEU operadores en todo el país.

Septiembre

“Si bien avanzamos con el relevamiento de los potenciales operadores en 2019, estamos ahora en una reevaluación y calculamos que a partir de septiembre de este año podremos comenzar con las primeras etapas del proyecto, que demorará dos años hasta estar completamente en funcionamiento”, señaló el técnico.

“Tanto el PCS como VUMA trabajan sólo con eventos logísticos, es decir, con el movimiento de buques o contenedores”, aclaró Guidi, respecto del contenido de la información que navegará digitalmente.

Según explicó Enjuto, “VUMA interactúa sólo con el MANI a través del Sistema Mercurio del Centro de Navegación. No busca información detallada de la carga ni del cargador”

Antes y después del Port Community System

Cómo funciona hoy el ecosistema portuario y cómo será tras la instrumentación del PCS

4 comentarios

  • Jorge Pereira dice:

    Desde ya que estamos totalmente de acuerdo con la digitalización y la no presentación de papeles, los agentes de carga debemos presentar nuestros manifiestos por las cargas consolidadas ante la DGA y terminales portuarias y no vemos donde estamos incluidos en este proyecto

  • Jorge Pereira dice:

    Desde ya que nosotros estamos completamente de acuerdo con la presentación digital no papeles pero no vemos dónde y cómo vamos a estar incluidos los agentes de carga en este esquema nosotros debemos presentar nuestros manifiestos a la autoridad aduanera y terminal portuaria correspondiente
    Les recordamos que los agentes de carga mueven una cantidad importante de carga

  • Comparto lo de Antonio Zuidwijk, ya en 1985 varios puertos más importantes del mundo, valiéndose de la constante evolución en las tecnologías de la información, habían logrado reducir notablemente los costos de manejo de la documentación en las operaciones de comercio internacional, los tiempos necesarios para el despacho de las mercaderías, y han optimizado el proceso de seguimiento de cada transacción tanto para los destinatarios finales (importadores y exportadores) como para todos los agentes involucrados en este proceso, incluidos los organismos de contralor. Esto ha sido posible a través de un esfuerzo conjunto y coordinado de todos los integrantes de la cadena logística. Así nació el concepto de “Port Community System”, es decir, el sistema informático que interconecta a todos los miembros de una comunidad logística.

    En Argentina se comenzó a trabajar en esta materia en el Puerto de Buenos Aires, el proyecto COLOBA (Comunidad Logística de Buenos Aires) que cuenta con dos etapas Viabilidad, esta etapa está concluida e Implementación.

    Es de esperar que en algún momento, ya sea sobre la base de la iniciativa privada, del Estado, o bien idealmente mediante un esfuerzo conjunto se proceda a su puesta en marcha.

  • Es casi una vergüenza que el Puerto de Buenos Aires (y Dock Sud) todavía no tienen un PORT COMMUNITY SYSTEM.
    Ya en 1982 el Puerto de Hamburgo tuvo su DAKOSY y ya en aquellos tiempo había una competencia entre DAKOSY y los PORT COMMUNITY SYSTEMS de Rotteram y Amsterdam (PORTBASE) y el nuevo P.C.S del nuevo puerto de Inglaterra ,Felixstowe.
    Cada uno de esos puertos escribe todavia como se formaron sus P.C.S. en el principio.

    Ya en aquellos días se aconsejó a las autoridades prepararse para poder seguir estos ejemplos, que demostraron claramente sus enormes ventajas.
    Pero para hacerlos, se necesitaba que muchos entes se pusieron de acuerdo, algo que no fue fácil según muestra la historia de lo que se trató de hacer con COLOBA.
    Hay varias personas que podrían escribir sobre esto, pues dejaría muchas lecciones para las nuevas autoridades.

Dejar un comentario