Entre enero y septiembre de 2023, las exportaciones de autopartes argentinas sufrieron una caída interanual de 11,4% (las ventas totalizaron US$1077 millones de dólares).

De acuerdo con el último informe de IES Consultores, mientras las ventas del sector acentuaron su descenso a raíz del desplome de la demanda desde Brasil, las importaciones pudieron sostener su crecimiento a pesar de un escenario más restrictivo para el ingreso de partes.

Hasta septiembre de 2023, las compras del sector treparon a US$11.827 millones, lo que significa un crecimiento interanual de 10,8%.

Según los analistas de IES Consultores, las importaciones culminarían 2023 por encima de los US$15.000 millones (US$14.067 millones fue el récord de 2022).

El saldo comercial en los primeros nueve meses de 2023 fue deficitario en US$10.750 millones, lo que implica un deterioro de 13,6% respecto del mismo período (el déficit se amplió en US$1288 millones).

Producción

El trabajo señala que la actividad de la industria autopartista se contrajo en el tercer trimestre de 2023 ante las crecientes dificultades que atravesaron las empresas del sector para importar los insumos necesarios para la producción durante julio y agosto, cuando el Banco Central (BCRA) trabó el acceso a las divisas.

“De esta manera, persiste el desacople en relación a la evolución de la producción de los vehículos terminados y tampoco aparecen señales de recuperación provenientes del mercado de repuestos. Según el Indec, y de acuerdo al Índice de Producción Industrial, la producción de autopartes se contrajo 1,2% interanual en los primeros nueve meses de 2023 (-2,3% interanual en el tercer trimestre)”, describe el informe.

Ventas

Las ventas del sector treparon a US$4626 millones entre enero y septiembre de 2023, lo que se tradujo en un alza de 4,7% interanual. Medidas en términos reales (pesos), las ventas registraron una caída de 0,4% interanual en el mismo período de análisis.

La demanda de autopartes nacionales se mostró al alza durante el tercer trimestre de 2023 ante un escenario de mayores restricciones para el ingreso de partes importadas. La mejora queda en evidencia considerando el buen desempeño de las ventas en términos reales cuando las ventas al exterior se encontraron a la baja.

No obstante, este incremento sobre la demanda del sector autopartista sería circunstancial asociado al contexto actual, por lo que difícilmente se produzca un cambio de tendencia debido a la escasa integración local en las terminales (sobreexposición a las importaciones) y baja penetración en mercados del exterior, advierten los expertos.


Imagen de portada: Checkoff en Pixabay