fbpx

Luego de tres años de gestiones, de indagar en el mercado y de tratar de comprender cuál es la estrategia del Estado para resolver la productividad logística, la conclusión es que ni el ferrocarril es una idea imposible ni el cabotaje es un mito.

La verdadera fantasía es creer que la Argentina, con más de 4000 kilómetros de extensión y tramos con más de 1200 kilómetros de ancho, podría resolver su economía sin contar con trenes, barcos y aviones que aseguren la carga a todos los rincones (junto al negocio del camión).

Este martes 22 de diciembre, AIMAS realizará nuevamente una reunión plenaria de la trascendente “Mesa 3 Fluviomarítima”.

La parte del equipo y colaboradores de la Asociación Intermodal de América del Sur (AIMAS) que sostiene el trabajo y las gestiones respecto a la temática del cabotaje de contenedores, ha resultado mucho más fructífera a través de un grupo de WhatsApp y de reuniones “uno a uno” vía telefónica o videoconferencia, que en la reuniones presenciales realizadas hasta Marzo pasado.

No es un éxito de la virtualidad impuesta por la pandemia, sino por la atomización de los rubros, sectores e interlocutores del ambiente, donde la preferencia de conversar abierta y directamente resultó en una muy eficiente herramienta de colecta de datos, conocimiento de quejas, propuestas y soluciones.

Totalidad de los eslabones

Cuando en 2019 (en la Ronda de Negocios Intermodales realizada en Punta Alta), se advirtió que una corta lista de actores presentes conformaba la casi totalidad de los eslabones necesarios para la cadena de la arena para fractura (para Vaca Muerta), los directivos de AIMAS pudieron comprender que todos ellos, si dimensionaran sus costos y tarifas como de un servicio continuo, complementados unos con otros, donde el arena “multimodalizada” fuera sólo un producto más de un complejo intermodal, el viaje Entre Ríos – Vaca Muerta bajaría de U$S 57 la tonelada a menos de U$S 50 (a precios de aquel momento).

Tanto en trenes como en barcos, salvando extremas excepciones, el cabotaje responde a los potenciales clientes con precios de proyectos de carga única en lugar de tarifas de un concierto funcionando al que se le agrega alguna carga más en algún sitio del corredor que fuere.

Del “perro mordiéndose la cola” en la que cada sub parte o eslabón responsabiliza del costo elevado a todos los otros actores, Estado incluido, se pudo interpretar un tema, que si bien no es el bloqueo total al problema, sí es una tranquera muy alta que sirve de excusa a todo el concierto: el Código Aduanero aplicado al transporte de cargas fluviomarítimas dentro del propio país. Un despropósito jurídico y funcional grave.

Suspensión

Producto de las últimas reuniones virtuales de la Mesa 3, realizadas desde marzo a mayo de 2020, AIMAS realizó una presentación formal al Estado Nacional para la suspensión del Código citado.

En noviembre se exterioriza un “acuerdo jurídico” con la propuesta, y se redobla la apuesta con una serie de simplificaciones aplicables sin siquiera suspender el Código, sino mejorar su interpretación y aplicación.

El texto de la sugerencia dentro del expediente es idéntico a lo que técnicos aduaneros habían comprendido y en el mismo mes habían sugerido a AIMAS.

En la penúltima reunión del Consejo Federal Portuario, la provincia de Santa Fe expresó la necesidad de suspender la aplicación del código para el cabotaje de contenedores, mientras que en la última reunión la representación de Río Negro incluso describió todos los fundamentos y la coincidencia con lo esgrimido por el expediente en el Ministerio de Transporte.

El tema del cabotaje será central en la próxima reunión del Consejo.

En la reunión de la Mesa 3 Fluviomarítima de este martes, los invitados principales propondrán acciones al sector. Pero no alcanza con una simplificación estatal, sino que toda la cadena tiene que pugnar por la inversión como un mercado de oferta logística, en lugar de seguir esperando una demanda que va por la ruta con negocios del transporte automotor que quisiera tomar los rieles y las aguas, aunque a la fecha aún no hay quién los invite a participar.