fbpx

El costo del transporte terrestre de cargas acumula un incremento del 10,7% en lo que va del año y, a partir del incremento salarial acordado recientemente, en agosto ascendería hasta el 13,5%.

Así surge del relevamiento mensual que realiza el Departamento de Estudios Económicos y Costos de Fadeeac, la federación que agrupa a las cámaras empresarias del autotransporte, tras destacar que durante julio los incrementos estuvieron liderados por lubricantes, seguros y neumáticos.

La paritaria prevé un aumento del 30% en los salarios de los choferes, repartidos de la siguiente manera: 8% en agosto y 7% en octubre; luego, se completa con un 8% en febrero y un 75% en abril de 2021.

“Proyectamos un aumento del índice del 2,5% en agosto y un piso acumulado del 13,5%”, señaló Fadeeac en un comunicado, no sin dejar de advertir que el incremento se encuentra por debajo del 29,5% del período enero-agosto de 2019, que cerró con un aumento global del 47% (en 2018 marcó un récord del 61,5%).

Preocupaciones

“Desde el inicio de la cuarentena tenemos dos grandes preocupaciones: la supervivencia de las empresas junto al sostenimiento de las fuentes de trabajo, y la normal circulación del transporte de cargas para cumplir con el abastecimiento. Respecto a la primera, ya la Organización Internacional del Transporte por Carretera, advierte que la Argentina está entre los 3 países del mundo, junto con China  e Irán, donde el sector fue más golpeado. Según la IRU, el descenso en la actividad en Argentina está por arriba del 30%”, explicó Martín Borbea Antelo, secretario general de FADEEAC.

Asimismo, aclaró que “en lo que va de la cuarentena, ya recibimos más de 20.000 mensajes a través del WhatsApp –que la federación puso a disposición para consultas frente esta situación de crisis– con reclamos de choferes que no les permiten circular o les ponen alguna traba injustificada: fajado de puertas, tiempos muertos de espera y peajes arbitrarios fueron, lamentablemente, la regla”.

Entre enero y julio, los aumentos estuvieron liderados por patentes (57,9%), gastos generales (32,3%), neumáticos (25,5%) y personal (21,5%).

“El costo financiero presenta un importante descenso (-26%) en el período, en el marco de las fuertes bajas de las tasas de interés como factor contracíclico al notorio deterioro en la cadena de pagos que están sufriendo las empresas, dada la caída de la actividad”, concluyeron.

Operadores logísticos

Por su parte, la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL) difundió su índice de costos logísticos, que advierte un acumulado anual del 13,7% en la variante que excluye la incidencia del transporte, y del 19,8% en la que lo incluye. En tanto, los costos de la distribución rondan el 17%.

“Desde marzo hasta la fecha, los costos se vieron distorsionados por factores ajenos a los medidos por el Índice, como mayor cantidad de personal asignado a operaciones para reemplazo del personal de riesgo o desdoblamientos de turnos, según los protocolos definidos. Éstas y otras acciones generan una pérdida significativa de la productividad en las empresas del sector, a la cual se suma la disminución en los volúmenes operadores, que provocan una importante distorsión en las tarifas variables, excluidas también en la elaboración del Índice”, agregó CEDOL en su comunicado.

 “Esta sucesión de factores –continuaron– genera gran preocupación en las organizaciones del sector logístico debido a que los tiempos de la pandemia se extienden y, probablemente, lo harán las medidas de seguridad excepcionales. Todo esto desencadena nuevas operaciones en las que cada nivel de servicio tendrá que calcular un nuevo costo operativo”.

Por último, señalaron que “aún en las actividades permitidas y cumpliendo con los mismos niveles de servicio para un mismo volumen” se verificó la necesidad de “mayor cantidad de recursos que los proyectados” porque “se tuvieron que modificar las operaciones y se volvieron más costosas”.

Dejar un comentario