fbpx

Las nuevas cifras del intercambio comercial argentino, correspondientes a enero, acusan un desplome interanual del 5% en la exportación de bienes (luego de tres meses consecutivos de incremento) y un nuevo y “agridulce” superávit comercial, por quinto mes consecutivo.

Son dos de las principales conclusiones proyectadas por las consultoras especializadas en comercio exterior, Ecolatina y Abeceb.

“La contracción se explica por la caída de precios”, explica el análisis de Ecolatina, tras agregar que en las cantidades “no mostraron variación alguna”. “Es preocupante que tanto los bienes industriales como los combustibles hayan mostrado caídas de dos dígitos”, indicaron.

No obstante, dan por descontado que la cosecha de esta campaña será significativamente mejor que la anterior, que se vio afectada por la peor sequía en 50 años, lo que aportará divisas y recursos fiscales por una mayor recaudación de retenciones.

“Es fundamental que el tipo de cambio no se dispare para que el crecimiento nominal también implique una mejora real”, señalaron.

Saldo agridulce

Por su parte, desde Abeceb -la consultora que dirigía el actual ministro de Producción, Dante Sica- subrayaron el hecho de que enero arrojó “por quinta vez consecutiva” un saldo a favor en la balanza entre exportaciones e importaciones.

El acumulado ya suma US$ 4600 millones (el saldo de enero fue de US$ 370 millones, cuando en el mismo mes de 2018 arrojó un déficit de más de US$ 900 millones). “La mejora del saldo comercial se debió enteramente a una caída en las importaciones. Las compras al extranjero retrocedieron 26,5%, su sexta baja consecutiva”, reconocieron desde Abeceb.

Sucede que las compras externas cayeron un 26,4% en cantidades, y “vienen acompañando la retracción en la actividad de acuerdo con su elasticidad histórica con la actividad económica, aunque exacerbada por un tipo de cambio real que en el mes de referencia se situó 25% por encima del mismo mes de 2018”.

Abeceb, luego, desestacionaliza el dato, y explica: “Las compras se comportaron de forma similar al mes de diciembre (+0,7%)”.

Consumo e inversión

En Ecolatina, en tanto, concedieron también que la caída de las importaciones refleja que “tanto el consumo como las inversiones están pasando un momento complejo”.

A su vez, desde la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), una fundación que trabaja codo a codo con el Ministerio de la Producción y Cancillería, pero que en rigor no forma parte del Gobierno, manifestaron que en 2018 se “anunciaron inversiones por US$ 30.400 millones”, y que en diciembre pasado 15 empresas informaron intenciones de desembolsos por US$ 5700 millones.

No obstante, indicaron que “luego del incremento interanual de 9% en el primer semestre (de 2018), la inversión cerró el tercer trimestre en baja. Los mayores costos para importar afectaron la compra de maquinaria y equipo de transporte de origen extranjero, que cayeron 15% (versus +14% en el primer semestre)”.

“La menor actividad -continuó AAICI- en el sector agrícola e industrial y la suba de tasas de interés, que redujeron el acceso al crédito del sector privado, mermó la inversión en equipo durable local, mientras que la inversión en construcción se vio afectada de forma más moderada con una baja de 1,5% respecto al año anterior”.

Caída de importaciones: un piso

“Las compras externas de equipos -explica Ecolatina- no se recupera y mantiene caídas similares a las observadas durante la segunda mitad del año pasado, lo cual habla de una contracción importante en las inversiones”.

Sin embargo, y también recurriendo a la serie desestacionalizada, la consultora sostiene que “las compras externas habrían tocado piso: esto se condice con que tanto en diciembre como en enero el tipo de cambio se apreció nominalmente y la inflación acumuló promedió casi 3% mensual”.

Abeceb detalló de la siguiente manera la caída interanual de importaciones:

  • Vehículos de pasajeros (-58%).
  • Bienes de consumo durables (-60,6%).
  • Computadoras y teléfonos celulares (-43,9%).
  • Bienes de consumo no durable (-18,5%).
  • Alimentos y bebidas (-20,5%).
  • Bienes de capital (-41,0 % en valor, -36,6% en cantidades).
  • Bienes intermedios (-4,3%).
  • Combustibles y lubricantes (-30,6%).
  • Piezas y accesorios para bienes de capital (-21%).

“Recién en el último trimestre -dice Abeceb- podrán volver a nota positiva, cuando empiecen a jugar las bases de comparación pos crisis y empiecen los primeros atisbos de rebote de la actividad”, augura.

Superávit de 2019

En materia de exportaciones, Abeceb destaca que en enero fueron “los productos primarios y manufacturas de origen agropecuario, que con sus alzas de 12,6% y 6,5% respectivamente, (los que) aportaron US$ 230 millones extra a las exportaciones totales”.

Respecto del superávit anual proyectado, ambas consultoras (Abeceb y Ecolatina) se separan en los escenarios.

Mientras la agencia que dirigía Sica antes de su nombramiento, y que preside Mariana Camino, mantiene su “expectativa de superávit de US$ 8500 millones” para este año, Ecolatina (fundada por Roberto Lavagna y dirigida por Santiago Paz) “recortó” los números: “Proyectamos un superávit de por lo menos US$ 6000 millones”.