fbpx

El 90% de los productos y servicios en la Argentina se distribuyen por camión.

Se calcula que el sector utiliza alrededor de 80.000 neumáticos por mes (aproximadamente un millón al año).

En la Argentina hay una sola fábrica de cubiertas (FATE), que cuando trabaja al 100% -cosa que hoy no ocurre por la pandemia- apenas cubre el 30% de la demanda del autotransporte de cargas.

A pesar de eso, el Gobierno fijó –y redujo desde enero- el cupo para importar neumáticos.

Ergo: la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) no sólo denuncia que el abastecimiento está en peligro porque las empresas de un sector declarado esencial tienen graves dificultades para acceder a ese insumo básico, sino que el tema puede generar inconvenientes en la seguridad vial debido a que la única salida hoy es el recapado de las unidades desgastadas, aún más allá de lo aconsejable.

Cuatro meses sin respuesta

Roberto Guarnieri, presidente de Fadeeac, explica a Trade News que las gestiones con el Gobierno comenzaron en febrero, cuando empezaron a ver que no había neumáticos disponibles.

“Empezamos a plantear el tema a diferentes funcionarios del Gobierno, incluso se lo planteamos al propio Presidente (Alberto Fernández). Todos nos atienden muy bien, pero no podemos llegar a una solución. La situación es realmente desesperante. Para la semana que viene teníamos una reunión organizada por la gente de Planificación del Gobierno con la Cámara de neumáticos que ahora seguramente sea por zoom. Es una pequeña luz de esperanza para encontrar una salida”, dice Guarnieri, titular desde hace 40 años de una empresa familiar de transporte en la zona de Cañuelas.

El presidente de Fadeeac relata los efectos que medidas técnicas, elaboradas en algún escritorio lejano a la realidad cotidiana de las empresas (¿y apuntando a evitar la salida de dólares más que a fomentar el desarrollo de una industria nacional?), tienen sobre la operatoria de un sector clave como el transporte.

Cupo y precios

Guarnieri comenta que como el cupo establecido para importar neumáticos es muy reducido, las pocas cubiertas que se consiguen tienen un costo exorbitante.

“La mayoría de las gomas –de diferentes marcas- se traen desde Brasil, pero no pueden ingresar porque hay un cupo prestablecido que es muy chico. Entonces, el que tiene una cubierta la hace valer. Para dar una idea, el precio por unidad ronda los US$500, o sea, alrededor de 50.000 pesos. Pero si hoy vas a comprar no encontrás nada por menos de $80.000”, describe.

Roberto Guarnieri, presidente de Fadeeac.

Desde Fadeeac señalan que desde los medicamentos, suministros para los hospitales y remedios para las farmacias, hasta los productos alimenticios de almacenes y supermercado, o el combustible para que funcionen las ambulancias, se transportan en camiones.

Bandas en las rutas

“Tenemos un problema con los insumos del transporte. Nos tenemos que ocupar de tratar de conseguir un insumo sin el cual no podemos seguir trabajando. Sumado a la complicación económica que nos produce a los transportistas, el tema pasa a ser un problema de seguridad vial, porque las cubiertas que se desbandan pueden producir un accidente, y muchas veces se usan los neumáticos hasta el extremo de su vida útil por la falta de recambio. Hoy cuando circulás es muy común ver bandas de tiradas al costado de la ruta”, dice Guarnieri.

El dirigente asegura que los recapados que se hacen en Argentina “son muy buenos”, pero admite que “ahora se están usando las gomas más de lo que deberíamos”.

¿Qué vida útil tiene un neumático de camión? Guarnieri responde que aunque depende de la marca y del lugar en el que se use (si va en un eje o en la parte delantera, etc), la vida útil es de entre 120.000 y 150.000 km en promedio.

Un problema más

Las dificultades para abastecerse de un insumo básico como lo son los neumáticos, se da en un momento particularmente complejo para el sector, que sufre en simultáneo un importante incremento de los costos y una caída de la actividad.

“Esto se suma a otras complicaciones. Por ejemplo, el combustible llegó a aumentar dos veces en un mes. Hacemos los fletes, facturamos a los 15 días y cobramos a los 30, 45 o 60 días posteriores. Cuando cobramos, el gasoil acumula tres aumentos con lo que el flete que hicimos está desvalorizado entre 12 y 15%”, describe Guarnieri.

El dirigente empresarial cree que si se mantiene la actual tendencia, antes de fin de año se cortaría el abastecimiento de neumáticos. Hasta ahora, muchos transportistas “zafan” porque al tener menos trabajo van “desarmando camiones: pasan cubiertas de un camión que tienen parado a otro”, agrega.

Presión tributaria

“Estamos pidiendo que por favor bajen un poco los impuestos: casi 40% de lo que cobramos en un viaje se lo lleva los impuestos, en un contexto en el que el trabajo no abunda. Tenemos todas en contra, estamos en un momento muy difícil. Entendemos que estamos en medio de una pandemia y que nadie tiene la culpa de eso, pero tenemos que subsistir. De política no entiendo nada, sólo explicamos qué nos pasa. Esperemos tener respuesta lo antes posible para poder seguir trabajando”, concluye Guarnieri.

Por todo ello, desde Fadeeac insisten con que al potencial problema de seguridad vial y los daños económicos para un sector ya castigado, el desabastecimiento de un elemento crucial para el funcionamiento del transporte terrestre limita la actividad comercial y afecta la competitividad de las empresas, al mismo tiempo que obstaculiza los procesos de la vida económica del país, como la exportación de productos a países limítrofes.

“Hallar una rápida solución a este problema es fundamental para la puesta en marcha de un sector esencial para la economía y el funcionamiento del país”, dicen mientras centran sus esperanzas en la reunión que mantendrán en los próximos días.