Las ventas de informática se desplomaron un 33% en el primer trimestre versus el año 2023, y un 24% en relación con el último trimestre de 2023. En tanto, las importaciones (US$ 60 millones) cayeron un 59% versus el año 2023 y un 84% versus 2022.

Las estadísticas surgen del Monitor de Actividad Comercial de Distribución Mayorista de Informática elaborado por la Cámara Argentina de Distribuidores Mayoristas de Informática, Productores y Afines (Cadmipya), que nuclea a las principales empresas importadoras y distribuidoras de productos y servicios informáticos del país, responsables de un tercio de las importaciones argentinas del sector.

“Claramente estamos afrontando un panorama complejo para el sector. A la fuerte caída de las ventas de los primeros meses del año (con la consecuente acumulación de stocks), debemos agregarle el problema de las importaciones impagas. Al finalizar el trimestre estimábamos una deuda impaga de bienes y servicios de aproximadamente 240 millones de dólares”, sostuvo Alejandro Boggio, presidente de la cámara.

Problema de deuda

“En los últimos meses hemos mantenido reuniones con distintas autoridades del gobierno nacional y del Banco Central para interiorizarlos del problema de nuestra deuda con fabricantes del exterior y proveedores de licencias de software. Algunos de nuestros socios distribuidores de informática han elegido distintas series de BOPREAL como principio de solución a este asunto”, agregó Boggio.

“En la cámara somos optimistas respecto a la evolución del mercado en los próximos meses. Creemos que la caída de la demanda ha tocado un piso y que en el segundo semestre habrá un repunte de la actividad. Para acompañar ese proceso le expresamos al gobierno nacional la necesidad de bajar en el medio plazo la carga tributaria y arancelaria que tienen los productos informáticos importados. Países de la región tienen mercados de IT que duplican al de la Argentina teniendo economías más pequeñas. Es por ello que tenemos mucho por crecer en el país y lo que ofrecemos es clave para la industria del conocimiento, el desarrollo del sector privado en su conjunto, la educación y la inclusión”, concluyó Boggio.

La cámara cuenta con 28 empresas grandes y pymes nacionales que importan y distribuyen un tercio del total de la informática (hardware y software) que se comercializa en la Argentina. Son licenciatarios y representantes de las principales marcas y fabricantes de informática internacionales y, en el país, emplean a alrededor de 2000 personas.


Imagen de portada: StockSnap en Pixabay