fbpx

La Administración General de Puertos (AGP) informó que los sindicatos portuarios y los concesionarios APM Terminals (Terminal 4) y Terminales Río de la Plata (TRP) ratificaron el “convenio firmado” el 16 de octubre.

El objetivo central que persigue el convenio es la continuidad, máxima de la que se desprenden dos diagonales: continuidad de las operaciones y continuidad de las fuentes de trabajo.

Se trata del acta compromiso que había suscripto el Gobierno con los concesionarios donde manifestaban la voluntad de incorporar a los trabajadores de la terminal 5 cuyo empleador, Bactssa, finaliza su concesión el 15 de mayo de 2021.

La diferencia excluyente es que hoy fueron los propios sindicatos y delegados sindicales quienes participaron del acto, ratificaron el convenio y lo suscribieron.

Ratificación

Mediante este acuerdo, las empresas APM Terminals y TRP ratificaron su compromiso de incorporar a todo el personal que, de forma directa o a través de empresas que prestan servicios, trabajan en la terminal 5 del Puerto Buenos Aires. Esta firma se dio en el marco de las reuniones entre representantes del sector privado, los gremios y del Estado nacional, que se vienen llevando en las últimas semanas para asegurar la continuidad del trabajo y la operatoria del puerto”, destacó AGP.

Por cuestión de organización y representatividad gremial, se firmaron dos actas: una con la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra) y otra con el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA).

Junto con el interventor de la AGP, José Beni, y los ejecutivos de las dos terminales presentes, firmaron Roberto Coria (Guincheros); Leonardo Salom (APDFA); Pablo Loza Tomaselli (Marina Mercante); Raúl Lizarraga (Apuntadores); Osvaldo Giancaspro (Capataces), por un lado, y Juan Corvalán (Estibadores – SUPA), por el otro lado. 

Mesas de trabajo

“Este encuentro es fruto de un trabajo de meses en el que siguiendo los lineamientos del presidente Alberto Fernández y el ministro de transporte Mario Meoni hemos avanzado en un diálogo con todos los sectores de la comunidad portuaria para lograr un acuerdo que garantice los puestos de trabajo y la producción argentina de nuestro puerto federal”, señaló Beni en el comunicado.

En sucesivas mesas de trabajo, los tres actores (Gobierno, empresas y gremios) deberán definir el “cómo” se instrumentará el convenio.

Es decir, se ratificó un compromiso de toda la comunidad portuaria de Buenos Aires, con la intención de enviar mensajes para todos lados, pero sobre todo a las líneas marítimas: el puerto sigue operativo, y el propio puerto definirá cómo lo hará.

Premisa básica, y TecPlata

Los gremios, al firmar el convenio, entienden una premisa básica: deberán sentarse en una mesa y participar en la decisión de los distintos escenarios que se abrirán a partir del 16 de mayo de 2021, cuando Bactssa ya deje de ser un concesionario de Puerto Buenos Aires, cuando queden sólo dos operadores para todo el puerto y cuando el servicio que opera hoy en Bactssa decida qué hace cuando la empresa que lo atendía ya no esté más.

Sobre esta “incertidumbre” pivoteó el CEO de TecPlata, Bruno Porchietto, al enviarles a los gremios una carta en la que manifestaba la voluntad para incorporar a los trabajadores que se desempeñen en la terminal 5 una vez que Bactssa los desvincule.

“TecPlata ofrece el siguiente compromiso: en el caso de que se produzca realmente el cierre de la terminal 5, y los armadores y la carga decidan trasladar su operación a TecPlata, la misma ofrece incorporar a los actuales trabajadores (del sindicato) de dicha terminal 5 en la medida y proporción de los buques y carga que efectivamente comiencen a operar en nuestra terminal de contenedores”, decía Porchietto.

No obstante, TecPlata tiene varios compromisos que manifestar: además de mostrar su buena voluntad con los trabajadores, todavía tiene que dragar el canal de acceso a la terminal para mostrar un poco más que buena voluntad a las líneas y lograr los 34 pies.

Necesita remover para ello al menos 600.000 m3, un volumen interesante de por lo menos 5 millones de dólares. ¿Tendrán los dragadores la certeza de que lo harán si tampoco tienen buques que lo justifiquen la obra?

Las reacción de TecPlata ante la firma de este convenio –por tratarse del único operador que no ahorró movimientos e interés por el fin de Bactssa– podrá dar una pauta de qué ten bueno fue el acuerdo.

Un spoiler: el acuerdo en el Puerto Buenos Aires es el único que contempla una solución para los trabajadores del SUPA. Es decir, esta firma parece ser la única que garantice la paz social porque contempla a esta rama de los trabajadores.

El SUPA de Corvalán se limita a Puerto Buenos Aires y Dock Sud. No tiene jurisdicción en TecPlata. Y TecPlata no parece tener un plan en este sentido. Al menos Porchietto no le habría mandado cartas a Corvalán.