fbpx

La Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra) volvió a hacerse eco de prácticas restrictivas a la competencia en el Puerto Buenos Aires.

En una carta firmada por el secretario de Finanzas, Roberto Coria –secretario general del Sindicato de Guincheros– dirigida al ministro de Transporte, Mario Meoni; al gerente general de la Administración General de Puertos, José Beni, y al presidente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), Rodrigo Luchinsky, los gremios portuarios reclaman se adopten las “medidas necesarias para evitar que la concentración progresiva y las acciones anti-competitivas”.

Fempinra hace referencia a una “nueva denuncia” presentada por Terminales Río de la Plata (TRP) por abuso de posición dominante, en la que se solicita de manera urgente una medida cautelar.

Distorsión

“Las prácticas que distorsionarían las competencia se basan en la prórroga de concesión que vuestra Administración daría al grupo integrado Maersk / Terminal 4 sin ningún tipo de regulación respecto de tamaña concentración del mercado portuario, lo que pondrá en riesgo cientos de fuentes de trabajo de trabajadores portuarios”, destaca la nota.

No es la primera presentación que realizan los sindicatos reclamando una definición por parte de las autoridades de Defensa de la Competencia al respecto. Incluso, tiempo atrás, se manifestaron ante el organismo para obtener algún tipo de respuesta.

“Venimos por medio de la presente a insistir en lo allí solicitado respecto a la imperiosa necesidad de que vuestro organismo adopte las medidas necesarias para evitar que la concentración progresiva y las acciones anticompetitivas que se están dando en el Puerto de Buenos Aires se vuelvan irreversibles y lesionen de manera irreparable los
derechos de los trabajadores”, destacaron.

Distribución de actividades

Además de pedir una definición respecto de la denuncia presentada, avanzaron en reclamar “medidas para disponer que nada se altere en la actual distribución de actividades y servicios en el Puerto de Buenos Aires hasta tanto se obtengan pronunciamientos firmes que preserven la libre concurrencia en el mercado del Puerto de Buenos Aires”.

Por último, y en el marco de la pandemia y del inminente vencimiento de las concesiones, propusieron “un sistema que dure hasta la próxima licitación, donde se distribuya de manera equitativa la carga que ingresa, no sólo al Puerto de Buenos Aires sino a Exolgan (Puerto Dock Sud) que, está recibiendo una multiplicidad de carga en su alianza comercial con T4-APM Terminals, Grupo Maersk”.

En rigor, la alianza comercial a la que refieren los gremios es una alianza operativa entre las líneas marítimas Maersk y MSC. Ambas marítimas integran grupos portuarios que son accionistas de Terminal 4 (APM Terminals) y Exolgan (TIL), respectivamente.

“El Estado tiene los instrumentos como por ejemplo, establecer un permiso de giro a los buques que ingresen a los cuatro puertos (terminales) de Buenos Aires y Dock Sud, para establecer de manera equitativa y hasta que comience la nueva concesión, que todos tengan a la totalidad del personal, pero que también esté el trabajo, que resultará fundamental no sólo para el comercio exterior argentino, para la estabilidad de los empleos y las economías regionales y para que no se destruya en manos monopólicas por la avaricia empresarial como lo ha señalado el Presidente de la Nación, el comercio exterior argentino y la posibilidad de que Argentina pueda emerger en un tiempo de esta crisis”, concluyeron.