fbpx

Es como si toda la población de Australia, o la fuerza laboral de Italia, o algo más que toda la fuerza laboral de las principales naciones industrializadas como España o Canadá se quedara sin trabajo. Así de impactante es el dato que difundió la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA): alrededor de 25 millones de empleos corren riesgo de desaparecer a raíz de la caída en la demanda de viajes aéreos por la crisis del COVID-19.

Según IATA, a nivel mundial, aproximadamente 65,5 millones de personas dependen de la industria de la aviación, incluidos sectores como los viajes y el turismo. Entre ellos, 2,7 millones de empleos son generados por las aerolíneas.

Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA, calificó al impacto de la pandemia en la industria del transporte aéreo como “devastador”.

Y citó números como respaldo de sus dichos: “La industria está quemando dinero en efectivo a una tasa peligrosa. Sólo en el segundo trimestre de este año podrían evaporarse US$61.000 millones de las reservas de efectivo. La demanda está en caída libre. En todo el mundo bajó 70% en comparación con el año pasado, y en casos como el de Europa, 90%. Y esto puede empeorar”.

Efecto dominó

El Director General y CEO de IATA advirtió que si la aviación no funciona, el daño económico irá mucho más allá del sector mismo.

Explicó que alrededor de 65, 5 millones de empleos están vinculados a la aviación y que si los aviones no vuelan, la viabilidad de muchos de esos trabajos, desaparece.

“Se ordenó a muchas empresas que cesen sus operaciones: aerolíneas, restaurantes, atracciones turísticas y hoteles, entre otros. Y si las cadenas de suministro globales se rompen, muchos en la fabricación o el comercio minorista no tendrán nada que hacer o vender. Los gobiernos que actúen bajo la guía de las autoridades sanitarias determinarán cuándo pueden terminar de forma segura los bloqueos y las restricciones de viaje, pero cuando se tome esa decisión, el sector del transporte aéreo deberá estar listo para mover a las personas y los bienes necesarios para que muchas empresas retomen la operatoria de modo normal”, comentó.

En el mismo escenario, se espera que este año las aerolíneas sufran una caída de 252.000 millones de dólares en los ingresos por venta de pasajes, lo que representa 44% menos que en 2019.

Como una letanía

El trabajo elaborado por IATA destaca que el segundo trimestre de 2020 es el más crítico, con una demanda que cae 70% en el peor momento de la crisis por el coronavirus.

Las aerolíneas vienen pidiendo a los gobiernos que brinden ayuda financiera inmediata para que las aerolíneas puedan seguir siendo negocios viables y capaces de liderar la recuperación cuando se haya logrado contener la pandemia.

La situación del sector es de tal gravedad que Luis Felipe de Oliveira, presidente ejecutivo de la Asociación de Transporte Aéreo de Latinoamérica y del Caribe (ALTA) advirtió en diálogo con Trade News que “sin el apoyo de los gobiernos habrá una pandemia de bancarrotas en la región”.

Las organizaciones del sector explican que  el coronavirus puso en cuarentena prácticamente al 100% de la flota de aviones pasajeros  (en los que viaja alrededor del 40% de la carga global) y que teniendo en cuenta que el transporte aéreo es un socio clave para el momento en el que comience la recuperación económica, la ayuda es prioritaria.

Qué piden

En la lista que han hecho llegar a los gobiernos, las organizaciones del sector aéreo piden:

  • Apoyo financiero directo.
  • Préstamos, garantías de préstamos y apoyo al mercado de bonos corporativos.
  • Reducción de impuestos.

“No hay palabras para describir adecuadamente el impacto devastador de COVID-19 en la industria de las aerolíneas. Y el dolor económico será compartido por 25 millones de personas que trabajan en puestos que dependen de las aerolíneas. Las aerolíneas deben ser negocios viables para que puedan liderar la recuperación cuando se contenga la pandemia”, dijo De Juniac.

El informe de IATA detalla cómo sería el impacto geográfico de la eventual pérdida de 25 millones de puestos de trabajo relacionados con la aviación (las cifras están expresadas en millones):

11
Asia Pacífico
6
Europa
3
América latina
2
América del Norte
2
Africa
1
Oriente Medio

El día después de mañana

Desde el sector exponen las preocupaciones actuales enfatizando que si se quiere seguir teniendo industria cuando llegue el momento de la recuperación, urge atender el presente.

Y remarcan que la velocidad de la respuesta “es esencial” ya que, en promedio, las aerolíneas tienen dos meses de efectivo disponible, y muchas ya están por la tercera semana de cierres importantes de sus negocios.

Explican también que junto con la ayuda financiera que consideran “vital”, la industria también necesitará una planificación y coordinación cuidadosas para garantizar que las aerolíneas estén listas cuando se contenga la pandemia.

“Nunca antes cerramos la industria a esta escala. En consecuencia, no tenemos experiencia en ponerla en marcha. Será complicado a nivel práctico, necesitaremos contingencias para licencias y certificaciones que hayan expirado; tendremos que adaptar operaciones y procesos para evitar reinfecciones a través de casos importados; encontrar un enfoque predecible y eficiente para gestionar las restricciones de viaje que deben levantarse antes de que podamos volver al trabajo. Y estas son solo algunas de las principales tareas que tenemos por delante. Pero para tener éxito, la industria y los gobiernos deben estar alineados y trabajando juntos”, dijo De Juniac.

Cumbres virtuales

Mediante un comunicado, IATA informó que en el mientras tanto están buscando un enfoque integral que les permita reiniciar la industria cuando los gobiernos y las autoridades de salud pública lo permitan.

En ese contexto se propuso realizar una serie de reuniones virtuales y cumbres a nivel regional en las que las diferentes partes de la industria analicen y acuerden con los gobiernos qué se necesita para volver a abrir las fronteras y de qué modo instrumentar soluciones operativas.

“No esperamos reiniciar la misma industria que cerramos hace unas semanas. Las aerolíneas aún conectarán el mundo. Y lo haremos a través de una variedad de modelos de negocios. Pero los procesos de la industria deberán adaptarse. Debemos continuar con este trabajo rápidamente. No queremos repetir los errores cometidos después del 11-9 (atentado a las Torre Gemelas), cuando se impusieron muchos procesos nuevos de manera descoordinada y terminamos con un desorden de medidas que, 20 años después, todavía estamos tratando de resolver. Los 25 millones de personas cuyos trabajos están en riesgo por esta crisis dependerán de un reinicio eficiente de la industria”, advirtió De Juniac.

4 comentarios

Dejar un comentario