Un grupo de empresas líderes del ámbito naval, la energía y el shipping se consorciaron para explorar soluciones de transporte marítimo basado en hidrógeno licuado.

Se trata de la naviera japonesa MOL, que firmó un memorando de entendimiento no vinculante con el mayor constructor naval de Corea del Sur, HD Korea Shipbuilding and Offshore Engineering, y el mayor productor de petróleo y gas de Australia, Woodside Energy.

Las compañías estudiarán la la viabilidad de desarrollar buques con una capacidad de 80.000 metros cúbicos para establecer una cadena de suministro de hidrógeno líquido que conecte Asia con terceros mercados.

Actualmente sólo hay un buque transportador de hidrógeno líquido, que cuenta con un único tanque de almacenamiento de 1250 metros cúbicos. El nuevo proyecto aspira a tener un buque operativo en 2030 y será propulsado a hidrógeno.

Estudio y camino a la descarbonización

La tecnología, seguridad, diseño, funcionamiento y la escala económica del buque serán objeto de estudio en esta etapa inicial del proyecto, según informó la publicación Splash.

Japón considera el hidrógeno una alternativa a los combustibles fósiles en su objetivo de descarbonización, y aspira a producir 3 millones de toneladas de hidrógeno para 2030 y luego ascender a 12 millones en 2024 y a 20 millones en 2050.

La incipiente industria del transporte marítimo de hidrógeno líquido recibió un importante impulso gracias a la nueva colaboración. Aprovechando su experiencia, las empresas pretenden avanzar en cuestiones vitales sin respuesta sobre el transporte a granel de esta fuente de combustible a temperaturas muy bajas.

El éxito en el desarrollo de grandes buques de transporte de hidrógeno licuado podría acelerar la transición hacia sistemas de energía y propulsión más sostenibles.