fbpx

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) pidió a los gobiernos que tomen medidas para hacer frente al elevado costo de las pruebas de Covid-19 en muchas jurisdicciones e instó a la flexibilidad para permitir el uso de pruebas de antígenos rentables como alternativa a las pruebas de PCR más caras.

La organización que representa a 290 líneas aéreas (que concentran el 82% del tráfico aéreo global) recomendó además que los gobiernos adopten las recientes directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para considerar la posibilidad de eximir a los viajeros vacunados de los requisitos de las pruebas.

En medio de la crisis más profunda que el sector haya vivido en su historia, la encuesta más reciente que IATA hizo entre los viajeros muestra que el 86% está dispuesto a hacerse las pruebas, el 70% opina que el costo de los test es un obstáculo importante para viajar, y el 78% cree que los gobiernos deberían asumir el costo de los exámenes obligatorios.

Reino Unido, el mal ejemplo

“IATA apoya las pruebas de Covid-19 como vía para reabrir las fronteras a los viajes internacionales. Pero nuestro apoyo no es incondicional. Además de ser fiables, las pruebas deben ser fácilmente accesibles, asequibles y adecuadas al nivel de riesgo. Sin embargo, demasiados gobiernos se quedan cortos en algunos o todos estos aspectos. El costo de las pruebas varía mucho entre las jurisdicciones, con poca relación con el costo real de la realización de la prueba. El Reino Unido es el ejemplo de los gobiernos que no gestionan adecuadamente las pruebas. En el mejor de los casos es caro, en el peor es desorbitado. Y en cualquier caso, es un escándalo que el gobierno cobre el IVA”, dijo Willie Walsh, Director General de la IATA.

Según IATA, cuando los test son un requisito obligatorio, el Reglamento Sanitario Internacional de la OMS dice que ni los pasajeros ni los transportistas deben asumir su costo. Imagen de Gerald Friedrich/Pixabay

La nueva generación de pruebas rápidas cuesta menos de 10 dólares por test. Siempre que se administre una prueba de confirmación rT-PCR en caso de resultados positivos, las directrices de la OMS consideran que las pruebas de antígeno Ag-RDT son una alternativa aceptable a la PCR.

Quién paga

Desde IATA señalan que cuando las pruebas son un requisito obligatorio, el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la OMS establece que ni los pasajeros ni los transportistas deben asumir su costo. Y agregan que las pruebas también deben ser adecuadas al nivel de amenaza.

Por ejemplo, en el Reino Unido, los últimos datos del Servicio Nacional de Salud sobre los test realizados a los viajeros que llegan muestran que se realizaron más de 1,37 millones de pruebas a los que llegaron de los llamados países ámbar. Sólo el 1% dio positivo en cuatro meses. Mientras tanto, en la población general se detectan diariamente casi tres veces más casos positivos.

“Los datos del gobierno del Reino Unido confirman que los viajeros internacionales suponen un riesgo escaso o nulo de importación de Covid-19 en comparación con los niveles de infección existentes en el país. Por lo tanto, como mínimo, el gobierno del Reino Unido debería seguir las orientaciones de la OMS y aceptar las pruebas de antígenos, que son rápidas, asequibles y eficaces, con una prueba de PCR confirmatoria para aquellos que den positivo. Esto podría ser una vía para permitir el acceso a los viajes incluso a las personas no vacunadas”, dijo Walsh.

46 millones de empleos

La reanudación de los viajes internacionales es vital para mantener los 46 millones de puestos de trabajo en el sector de los viajes y el turismo en todo el mundo que dependen de la aviación, reiteran en IATA.

“Nuestro último estudio confirma que el elevado costo de las pruebas influirá mucho en la forma de la recuperación de los viajes. No tiene mucho sentido que los gobiernos tomen medidas para reabrir las fronteras si esas medidas hacen que el costo de los viajes sea prohibitivo para la mayoría de la gente. Necesitamos una reanudación que sea asequible para todos”, concluyó Walsh.