fbpx

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo  (IATA) pidió al gobierno argentino que reconsidere “urgentemente” el impuesto adicional del 35% aplicado con efecto inmediato a los boletos de avión internacionales vendidos en el país (las medidas establecidas por la Comunicación “A” 7176 del BCRA, y en particular la reglamentada por la RG 4815/2020 de AFIP respecto a la aplicación de una percepción de 35% sobre las operaciones alcanzadas por el Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS), explican).

“Este hecho podría afectar aún más al sector de los viajes y el turismo del país, profundamente golpeado hasta ahora por la pandemia”, dijo IATA mediante un comunicado difundido hoy.

En una carta dirigida a la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, con copia a Miguel Angel Pesce, Presidente del Banco Central de la República Argentina; Mario Meoni, ministro de Transporte; Santiago Cafiero, Jefe de Gabinete; y Martín Guzmán, ministro de Economía, la organización explica que previo a esta decisión, la carga impositiva de un pasaje aéreo en la Argentina era una de las más elevadas del mundo, y que tras la incorporación de la percepción del 35% -“independientemente de ser recuperable contra futuras presentaciones de los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales”-, colocará a la Argentina en lo más alto del podio global de la carga tributaria soportada por un billete aéreo.

Descargar (PDF, 550KB)

En el peor momento

“Esta decisión no podría haber llegado en un peor momento. Debido a las medidas implementadas para enfrentar el Covid-19, la aviación en Argentina ha estado en tierra durante medio año. Aún no contamos con una fecha oficial para el reinicio de los vuelos domésticos e internacionales y nos imponen más impuestos gubernamentales. Así no se puede reactivar la demanda, ni se permitirá a esta industria ser un catalizador de beneficios sociales y económicos que contribuya a mejorar la debilitada economía del país y su población una vez que se reanuden las operaciones tras la pandemia”, dijo María José Taveira, Country Manager de IATA para Argentina, Paraguay y Uruguay.

Desde la organización, que representa a alrededor de 290 líneas aéreas que constituyen el 82% del tráfico aéreo global, recordaron también que la suspensión de la aviación en el país durante más de seis meses ya dio lugar al cierre de una aerolínea nacional (en referencia a Latam Argentina) y al anuncio de tres aerolíneas internacionales que no volverán al mercado una vez que se permita la reanudación de los vuelos (Air New Zealand, Qatar Airways y Emirates).

Menos conectividad

Eso fue motivo de que el Vicepresidente Regional para las Américas de IATA, Peter Cerdá, dijera que ese panorama generaba preocupación por la posibilidad de que “Argentina se convierta en otra Venezuela”, en relación a la falta de conectividad aérea.

Ahora, IATA insiste con el tema: “Esto tendrá un impacto significativo en la conectividad aérea del país y la imposición del nuevo impuesto reducirá aún más el atractivo del país para las aerolíneas”, dicen antes de detallar los números para el país.

De acuerdo con las previsiones de IATA, la demanda en el mercado argentino este año disminuirá por lo menos 67% respecto de 2019.

Como resultado, los ingresos de las aerolíneas generados por el mercado se reducirán en US$3260 millones, lo que pondrá en peligro 19.820 empleos directos y disminuirá la contribución de la aviación al PBI del país en US$1.630 millones.

Contradicción con OACI

En la carta enviada al Gobierno, que lleva la firma de Taveira, se señala de modo taxativo que “IATA se opone firmemente a cualquier forma de impuesto o tasa en la que los ingresos resultantes no se reinviertan en la industria de la aviación y se destinen simplemente a aumentar los ingresos del gobierno general”.

Y se explica que la imposición del nuevo impuesto contradice de modo directo las políticas aceptadas en materia de tributación publicadas por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), un organismo especializado de las Naciones Unidas.

En ese sentido, Argentina, como nación signataria del Convenio de Aviación Civil Internacional (Convenio de Chicago) y Estado Contratante de la OACI, está obligada a adherirse a lo siguiente:

  • Artículo 15 del Convenio de Chicago: “Ningún Estado contratante impondrá derechos, impuestos u otros gravámenes por el mero derecho de tránsito, entrada o salida de su territorio de cualquier aeronave de un Estado contratante o de las personas o bienes que se encuentren a bordo”.
  • Los Criterios de la OACI sobre Impuestos en la Esfera del Transporte Aéreo Internacional incluidos en el Documento 8632, que establece entre otras cosas, que “cada Estado contratante reducirá en el máximo grado posible y tratará de eliminar, tan pronto como lo permita su situación económica, toda forma de imposición sobre la venta o el uso del transporte aéreo internacional, incluso los impuestos sobre los ingresos brutos de los explotadores y los impuestos recaudados directamente de los pasajeros o expedidores”

Pedido de reunión

Casi sobre el final de la carta, Taveira recuerda que por su tamaño (8° país del mundo en superficie) y su ubicación geográfica, mantener la conectividad aérea “es clave para Argentina”, más allá de señalar que la aviación es uno de los principales factores de impulso para el turismo, el comercio, la logística, y la inversión extranjera, y podrá ser un dinamizador para la recuperación de la economía post pandemia si se logra materializar “un trabajo conjunto entre las autoridades y el sector”.

“Por todas las razones expuestas, nos permitimos respetuosamente solicitarle que se reconsidere la decisión de aplicar la percepción de 35% sobre la compra de pasajes internacionales y tenga a bien concedernos una reunión a la brevedad posible, con el fin de profundizar los argumentos expresados en esta misiva”, se despide Taveira.

Sobrecarga

IATA explica que Argentina ya impone impuestos sustanciales a los boletos de avión internacionales vendidos en el país:

  • Impuesto PAIS: 30% de la tarifa aérea pagada en pesos argentinos
  • Impuesto DNT (Fondo Nacional de Turismo): 7% de la tarifa aérea pagada
  • Tasa de aeropuerto para salidas internacionales: US$ 51
  • ANAC (Impuesto de la Autoridad de Aviación Civil): US$8
  • Impuesto de inmigración: US$10
  • Nuevo impuesto gubernamental adicional: 35% de la tarifa aérea pagada