La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA por sus siglas en inglés) pidió a las autoridades que se reconsidere con urgencia la aplicación de la Comunicación “A” 7407 emitida por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) que prohíbe la financiación en cuotas de pasajes aéreos internacionales y demás servicios turísticos comprados mediante tarjetas de crédito.

“Este tipo de medidas, aunque transitorias, producen un efecto devastador en los viajes y el turismo, mermando la recuperación de la economía y los empleos y restando competitividad al país, al no seguir la senda de otras naciones que han apostado por la reactivación del sector, sobre todo de cara a la llegada de la temporada de verano”, dijo IATA mediante un comunicado.

La organización que representa a alrededor de 290 líneas aéreas que constituyen el 83% del tráfico aéreo global, dijo lamentar la aplicación de la disposición porque la misma “vuelve a poner en jaque al sector cuando aún no había salido de la peor crisis de su historia”.

IATA viene realizando reclamos al gobierno de Argentina desde hace meses, a raíz de las medidas que se aplicaron por la pandemia y que hicieron que nuestro país vivera una cuarentena aérea récord.

Ahora, la organización volvió a expresar su desacuerdo con las nuevas medidas.

Recuperación en riesgo

“En los últimos meses hemos visto un crecimiento en las ventas de pasajes. Esta recuperación ya está en riesgo, dado que casi la mitad de los pasajes vendidos por agencias de viaje se emite a través de tarjetas de crédito, y en particular aquellas financiadas en cuotas. Además, debe considerarse que los pasajes internacionales comprados en Argentina, en pesos, imponen una gran carga tributaria, a lo que ahora se suma la imposibilidad de afrontar el pago en cuotas”, dijo Peter Cerdá, Vicepresidente Regional de IATA para las Américas.

Cerdá señaló luego que el impacto directo se registrará no solo sobre el turismo emisivo, sino que también el receptivo lo sufrirá, dado que los aviones necesitan flujo de pasajeros tanto de ida como de regreso para sostener su operación.

Ida y vuelta

“Si se restringe la demanda de uno de estos flujos, muy probablemente vamos a ver una caída en la oferta de vuelos, determinando una menor capacidad y, por lo tanto, menor número de pasajeros extranjeros entrando al país. Esto afectará a su vez el ingreso de divisas al país y la dinamización del turismo interno, tan esperada por todos”, explicó.

Después de 18 meses de pandemia, el mercado aerocomercial argentino registra una caída acumulada (cierre de octubre) de 66% en sus ventas respecto de 2019.

Desde IATA destacaron a su vez que el transporte aéreo realiza una significativa contribución directa a la economía argentina estimada en 8300 millones de dólares, lo que representa un 1,9% del PBI. Además, sustenta 536.000 puestos de trabajo totales, cifras que se han visto afectadas con la caída de la demanda en una escala sin precedentes a raíz de la pandemia, y cuya recuperación generará un incremento en el flujo de bienes y servicios, inversión y reactivación de sectores conexos de gran importancia para la Argentina, como el turismo, detallaron.