fbpx

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) anunció que Willie Walsh asumió como director general de la organización que representa a 290 líneas aéreas, que constituyen el 82% del tráfico aéreo global.

El sucesor de Alexandre de Juniac llega al cargo en medio de la crisis más profunda que el sector haya vivido en su historia.

Willie Walsh, nuevo CEO de IATA

“Me apasiona nuestra industria y el papel crítico que IATA desempeña en nombre de sus miembros y que, durante la crisis del Covid-19, se ha hecho más relevante que nunca. IATA se ha colocado en primera línea para luchar por la recuperación de la conectividad global, liderando iniciativas como la aplicación Travel Pass. Y aunque menos visibles, pero igual de relevantes, las aerolíneas siguen confiando en los sistemas de liquidación financiera de IATA, Timatic y otros servicios vitales que respaldan sus operaciones diarias”, dijo Walsh tras agradecer la tarea de De Juniac.

El 24 de noviembre de 2020, durante la 76ª Asamblea General Anual, IATA confirmó el nombramiento de Walsh como octavo director general de la Asociación.

Libertad de movimiento

Walsh se une a IATA tras una carrera de 40 años en la industria de aerolíneas (comenzó su carrera en la aviación en 1979 como piloto cadete), de la que se retiró en septiembre de 2020 como consejero delegado de International Airlines Group (IAG), donde ocupó el cargo desde 2011. Antes, Walsh fue consejero delegado en British Airways (2005-2011) y Aer Lingus (2001-2005).

“El equipo de IATA está centrado completamente en restaurar la libertad de movimiento que las aerolíneas brindan a millones de personas en todo el mundo y que se traduce en libertad para visitar a nuestros amigos y familias, conocer socios críticos, garantizar contratos vitales y explorar nuestro maravilloso planeta”, dijo Walsh.

“En tiempos normales, más de 4000 millones de viajeros dependen de la aviación cada año, a lo que se suma el valor que ha ganado el transporte aéreo de carga con la distribución de las vacunas. La industria de las aerolíneas está comprometida con la seguridad, la eficiencia y la sostenibilidad de sus operaciones. Mi objetivo es mantener la voz vigorosa de IATA en su lucha por el éxito del transporte aéreo mundial. Trabajaremos con todos aquellos que comparten nuestro mismo compromiso por una industria aérea sostenible. Mi trabajo consistirá en asegurar que los gobiernos -que dependen de los beneficios económicos y sociales que genera nuestra industria- comprendan, también, que la gestión política debe respaldar nuestras necesidades para poder seguir brindando esos beneficios”, añadió el flamante CEO de IATA.