La Cámara Naviera Argentina le manifestó al ministro de Transporte, Alexis Guerrera, su preocupación por la falta de novedades respecto del prometido “impulso al postergado desarrollo de la marina mercante argentina”.

En una carta dirigida a Guerrera y firmada por el presidente de la entidad que reúne a los armadores argentinos, Jorge Álvarez, se menciona que “habida cuenta de que ya se ha agotado el plazo de 60 días comprometidos para que las Autoridades pudieran analizar la documentación y antecedentes obrantes en la Administración, así como las sugerencias y solicitudes que se les hiciera llegar por parte de actores gremiales y empresarios del sector, y adoptar en consecuencia las medidas que estimaran convenientes y necesarias para poder avanzar en el objetivo propuesto, mucho agradeceríamos que el Señor Ministro quiera tener a bien disponer se nos informen los avances alcanzados, las medidas que se adoptarán y los plazos estimados para su más pronta aplicación”.

Álvarez le recordó a Guerrera que la marina mercante sufre “una profunda crisis” desde hace varios años ya, y que requiere la “decisiva y urgente intervención” del Gobierno para establecer “en el corto plazo” las medidas necesarias y largamente identificadas para “revertir este proceso que atenta contra la sustentabilidad económica y la soberanía marítima y fluvial de nuestro país”.

Una ley vacía de contenido

Entre ellas, subrayaron la importancia de impulsar “en el corto plazo la reglamentación y puesta en vigencia de normas obrantes en la ley 27.419 de “Desarrollo de la Marina Mercante Nacional e Integración Fluvial Regional”, inexplicablemente ignoradas a pesar de su sanción legislativa”.

“En especial, volvemos a mencionar la falta de implementación por parte de la Administración de los beneficios impositivos que otorga dicha ley sobre el costo de los combustibles utilizados por los buques nacionales, que cobra especial relevancia ante el importante alza actual del precio de los hidrocarburos”, menciona la misiva.

“Independientemente de dictar estas medidas en forma urgente y necesaria -señalaron- también se hace imprescindible impulsar el tratamiento y aprobación por el Congreso Nacional de una legislación complementaria a la referida Ley, de forma tal de consolidar un plexo jurídico que sea realmente la herramienta que permita el crecimiento y consolidación de la marina mercante nacional en todos los tráficos nacionales, regionales e internacionales, revirtiendo una situación de decadencia inaudita de su flota para un país de las características geográficas y productivas como la Nación Argentina”.