fbpx

Crece la inquietud en el sector privado por los giros que toma el proceso licitatorio de la hidrovía Paraná-Paraguay.

Desde la Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC) señalaron a Trade News que siguen con “preocupación” los giros que toman los anuncios oficiales y cómo la interna política de la alianza de Gobierno fuerza la toma de decisiones, amén del diálogo que proponen desde el Ministerio de Transporte de cara a la primera audiencia del Consejo Federal de la Hidrovía.

“El proceso (de licitación) venía dándose de una manera obvia, con un pliego razonable y con tiempo para realizar una licitación transparente. Todo se fue enturbiando”, indicaron directivos de la entidad.

“Independientemente de quién gestionó el dragado, el sistema funcionó durante los últimos 25 años. No se entiende cómo ahora se habla de soberanía cuando la discusión es la concesión de dragado”, afirmaron.

Replicar y mejorar

Los empresarios marítimos y portuarios, en más de una oportunidad, llamaron a “replicar y mejorar” el esquema. Consultados sobre cómo tomarían que fuera el Estado quien se hiciera cargo, sea de la recaudación del peaje, sea de las obras, respondieron: “De ninguna manera”.

“El Estado sí tiene que estar para garantizar la transparencia de la licitación. Pero no tiene ni los equipos, ni la estructura ni el conocimiento. La concesión del dragado empezó, justamente, porque el Estado no pudo hacer el trabajo”, indicaron.

“Cuesta entender cómo gente inteligente, que conoce del tema, levante banderas de soberanía para correr el eje de la concesión”, señalaron, tras mencionar, respecto del Magdalena: “Si hay un esquema de ruta alternativa, que se paga con peaje, y lo paga la carga que usa esa vía, nos parece bien. Pero hablar de soberanía, y hacer que todos paguemos con impuestos me parece por ahora discutible”.

Urgencias técnicas

Mientras la discusión se vuelve política, desde la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (Capym) llamaron a recordar los temas más urgentes, de carácter técnico, sobre los que se está perdiendo el foco.

“Nos preocupa mucho el tema de la profundización, que es algo que se viene pidiendo hace tiempo, de manera urgente, junto con el ensanche”, señalaron.

Según manifestaron, hace tiempo se necesita contar con por lo menos “40 pies de calado navegable más 2 de revancha para poder sacar los buques handy y panamax a bodega completa”, es decir, maximizar el flete de la bodega que lleva la exportación de harinas y aceites.

“No podemos olvidar que lo deseable es que, incluso durante una transición hasta que arranque un nuevo contrato, se hagan obras como las mejoras de las zonas de cruces en el Río de la Plata para agilizar el sistema, y pensar en integrar a los fondeaderos (radas con capacidad de fondeo) a la concesión. Son muchas cuestiones técnicas que nos desvelan mucho más que quien recauda”, puntualizaron.