La Aduana notificó a las terminales portuarias privadas que no cuenten con escáner propio para el control no intrusivo de contenedores que tienen tiempo hasta el 1° de noviembre de este año para adquirir uno y ponerlo en funcionamiento.

El organismo de fiscalización y control del comercio exterior que dirige Guillermo Michel intimó a las principales terminales de contenedores que no cuenten con este equipo, y que en su defecto cuenten con uno provisto por la Aduana, a incorporar un escáner de acuerdo con lo establecido en el punto 16 del anexo 3 de la resolución general 4352/18.

Asimismo, los detalles específicos se encuentran en el micrositio de la AFIP dedicado a los depósitos fiscales. 

La obligatoriedad de contar con un escáner propio se había exigido en 2015, pero en 2016, con el cambio de gobierno, quedó sin efecto.

Relocalización

“Los escáneres que son propiedad de la Aduana se redirigirán a las aduanas donde no opera ningún privado”, aseguró Michel en diálogo con Trade News, que espera que los privados “inviertan” en sus propios equipos de control, como lo hizo, por ejemplo, la Terminal 4 a principios de año.

La Aduana buscará así fortalecer el control y dotar de mayor celeridad a las operaciones de otros puertos, que necesitan modernizar su infraestructura y que no cuenten con un concesionario a cargo de la operación o que no sean propiedad de privados.

De no cumplir con el mandato dentro del plazo establecido, las terminales podrían ver revocados sus permisos de operación como depósito fiscal temporal o permanentemente.