fbpx

La Aduana armó un comité de seguimiento del comercio exterior a fin de garantizar la agilidad en los procesos para la importación de insumos médicos.

Así lo comunicó el organismo a través de un comunicado. La directora general de Aduanas, Silvia Traverso, informó que el organismo trabaja “con los distintos organismos del Estado, nacional y provinciales, para garantizar los procesos de importación de insumos médicos y otros productos esenciales”.

“Establecimos un comité interno de monitoreo permanente para, de ser necesario, intervenir de manera inmediata en las cuestiones vinculadas con el comercio exterior, tanto en procesos aduaneros como de terceros organismos y privados”, aseguró Traverso.

“La única forma de atravesar esta crisis es con un Estado presente y activo en todos los frentes”, subrayó la funcionaria a cargo del organismo central para garantizar el libre flujo del abastecimiento interno de los insumos para enfrentar la pandemia.

Cuello atípico

No obstante la caída sostenida de las importaciones debido a la recesión económica argentina, el comienzo de la pandemia y las restricciones a la circulación de personas, junto con la presencia de dotaciones mínimas de personal en los puntos de entrada de las cargas, aéreas y marítimas, generó un atípico cuello de botella.

Las importaciones se fueron acumulando y la liberación a plaza de las mismas se hace a ritmo del tiempo excepcional, con prioridad a las cargas “esenciales”.

Por este motivo, las principales terminales de contenedores del país extendieron los períodos de gracia para el retiro de las mercaderías.

Por caso, Exolgan y Terminal 4 extendieron hasta el 24 de abril el “forzoso” para los contenedores llenos de importación arribados en buques desde el 20 de marzo. Asimismo, Exolgan bonificará la entrega anticipada y almacenamiento a los contenedores de exportación, desde el 24 de marzo al 24 de abril.

Terminales Río de la Plata (TRP), en tanto, llevó el período de gracia para la importación hasta el 14 de mayo, y recibe sin extracostos de almacenaje contenedores de exportación hasta 10 días antes de la llegada del buque.

Bactssa llevó el período de libre almacenaje “hasta el día 24 de abril de 2020 inclusive para todos aquellos contenedores que arriben a la terminal durante el período de cuarentena dispuesto por el Gobierno nacional”. Por su parte, TecPlata, la terminal de contenedores del Puerto La Plata, determinó el libre almacenamiento de las cargas hasta el 30 de abril.

En tanto, desde la Cámara de Depósitos Fiscales Privados (Cadefip) extenderían el forzoso “por el plazo que dure la cuarentena”, según habrían confiado desde la entidad a la Cámara de Importadores (CIRA), tras un planto de esta última.

Resta por resolverse la situación con las compañías marítimas, a las que se les pide mayor flexibilidad en los tiempos para la devolución de los contenedores vacíos, así como también una revisión de los costos por las demoras generadas, exclusivamente, por las restricciones impuestas por la pandemia.

Menos contemplación

Pero muchos insumos críticos y de alto valor, que por la urgencia, en algunos casos, e incluso por la falta de bodega marítima, en otros, debieron venir por vía aérea se encontraron con que Terminal de Cargas Argentina (TCA) no opera con el mismo criterio que lo hacen las terminales marítimas.

Es decir, en TCA, no habría contemplación para el “forzoso”, bajo el pretexto –según señalaron algunos operadores– que “ellos siempre estuvieron operativos”, desconociendo a la vez que el resto de la cadena estuvo con restricciones hasta que los protocolos estuvieron plenamente vigentes. Y una vez en actividad, la acumulación de cargas generó demoras, y las demoras hubo que pagarlas como si fueran “tiempos normales”.

Esta situación motivó un pedido tanto por parte de la Cámara de Importadores (CIRA) como por el Centro Despachantes de Aduana (CDA) para que se considere la cuestión.

Al respecto, desde TCA respondieron al pedido de los despachantes que durante la pandemia “se realizó un gran esfuerzo a fin de mantener operativa la terminal de cargas, con personal asignado las 24 horas (…) cumpliendo con la responsabilidad de continuar ingresando carga a la bodega (…) sin alteraciones de sus condiciones de ingreso”.

“La liberación de la carga depende exclusivamente del accionar del cliente que es quien peticiona y del servicio aduanero que es quien autoriza. Dicha interacción es totalmente ajena a nosotros, dado que no somos parte de ese proceso”, respondió el gerente general de TCA, Alexander Boot, al pedido.

“Entendemos que no resulta procedente hacer lugar a la bonificación solicitada”, concluyó.

Los planteos del sector privado llegaron al despacho del jefe de Gabinete del Ministerio de Transporte, Abel de Manuele, que aseguró que llevaría el planteo al Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna).

Dejar un comentario