fbpx

La Administración General de Puertos (AGP) se encargará del mantenimiento del sistema de navegación troncal tras el vencimiento de los 90 días de prórroga otorgados a Hidrovía SA.

Así lo dispuso el presidente Alberto Fernández a través del decreto 427/21, firmado el 30 de junio.

Pará tal fin, Fernández introdujo una modificación del Estatuto de la AGP, de manera tal que pueda “asumir la concesión de obras y/o la administración, prestación de todo tipo de servicios de mantenimiento y operación de las vías navegables que se le otorguen y/o se le encomienden, realizando los actos que le corresponda ejecutar en tal carácter, por sí o a través de terceros”.

De esta manera, la AGP pasa a ser el “concesionario” del mantenimiento del dragado y balizamiento de la hidrovía Paraná-Paraguay, previo contrato con el Ministerio de Transporte.

La cartera que dirige Alexis Guerrera deberá confeccionar el contrato de concesion por “un plazo de duración de 12 meses a partir de la finalización del plazo establecido por la resolución 129/21 del Ministerio de Transporte”.

Dicho contrato podrá ser “prorrogable hasta la toma de servicio por arte de quien o quienes resultaren adjudicatarios de la licitación encomendada por el decreto 949/20” señala el flamante decreto presidencial.

También se deberá establecer la base tarifaria y “el mecanismo de financiamiento por el sistema tarifa o peaje” que cobrará la AGP “sin perjuicio de las subvenciones, subsidios y/o transferencias de aportes del Estado Nacional que transitoriamente resulte necesario efectuar, a los fines establecidos en el contrato”.

Asimismo, el contrato entre Transporte y la AGP deberá consignar las obras a lo largo de la traza así como también deberá establecer “el procedimiento para la eventual revisión de tarifas y/o peajes, contemplando la participación u opinión de los usuarios, entidades representativas de los sectores afines y obligados al pago”.

Por último, instruye a que la AGP a incorporar a los trabajadores que se desempeñan en el actual concesionario “a la fecha de finalización de laa ctual concesión”.

Para cumplir con los mandatos del decreto, la AGP contratará los servicios necesarios para “grantizar la navegabilidad de la Vía Navegable Troncal, manteniendo el actual nivel de prestación del servicio”.

De esta manera, mientras define el futuro del Puerto Buenos Aires –donde por al menos entre 7 a 10 años seguirán existiendo dos terminales– y mientras avanza con el Canal Magdalena (cuyos pliegos ya están presentados), la AGP se hará cargo de la transición de la gobernanza en la Hidrovía por un año, con posibilidad a una prórroga, hasta que una nueva licitación y un nuevo concesionario asuma.

En rigor, la AGP reemplaza la figura jurídica de Hidrovía SA. Pero eso no significa que efectivamente realice ella las obras.

Bajo el propio reglamento de la AGP, se convocará a dos licitaciones (una de dragado y otra de balizamiento) para que las compañías presenten su propuestas para mantener la navegación por un período de 12 meses. Deberá definir además si es un concurso de precios o una licitación.

No será el Estado quien realice obras en la hidrovía. Será el Estado, a través de la AGP, quien contrate, controle las obras, recaude el peaje y pague las obras. Contabilidad interna. Auditorías internas: el contratista se limitará a realizar las obras; la gobernanza integral de la hidrovía por ese plazo la realizará el Estado a través de la AGP.

El nuevo pliego de licitación seguirá a cargo de la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante. Tendría, entonces, los 12 meses de transición para terminar los pliegos y licitar.

La licitación y la administración que realizará la AGP en los 12 meses que se contarán a partir de la adjudicación generará la información final que terminará completando los pliegos de la Subsecretaría, que comandará el órgano de control en conjunto con las provincias y terminará la redacción de los pliegos una vez que las universidades nacionales (Del Litoral, a cargo de los estudios técnicos; Del Rosario, en materia ambiental, y De San Martín, a cargo de los aspectos económicos y financieros) terminen sus informes.

¿Tendrá la transición nuevas obras, mejoras en el sistema? En principio, no. Sólo velará por garantizar la continuidad y mantener las condiciones actuales de navegación. Las mejoras deberán esperar a la nueva licitación a cargo de la Subsecretaría.

El decreto entrará en vigencia a partir de su publicación en el boletín oficial.

Descargar (PDF, 412KB)


Foto: Paul