Marcos De Monte, presidente de Astillero Río Paraná Sur, fue elegido la máxima autoridad de la Cámara Santafesina de la Industria Naval (Casin) durante su última asamblea general ordinaria.

El ingeniero lidera las operaciones de uno de los principales astilleros de la región, y estará acompañado en la gestión gremial por Claudio Vidal (Astillero Punta Alvear) en la vicepresidencia, y Pablo Molnar (Overport) que se desempeñará como vicepresidente segundo.

De Monte subrayó la necesidad de “continuar el camino y la labor de los últimos años, dándole importancia y relevancia a la licitación del dragado de la Vía Navegable Troncal para que la actividad en su conjunto se vea favorecida”.

Miguel Ángel Álvarez, presidente saliente de la institución y uno de los fundadores de la cámara -junto con Jorge Álvarez, Daniel Rosell, Ricardo Ferrer y Zulma Dinelli- permanecerá no obstante integrando la comisión directiva.

La “cámara de la Hidrovía”

Álvarez agradeció los esfuerzos realizados para consolidar y posicionar a la Casin como “la cámara de la Hidrovía” y apuntó a la “sangre joven” para liderar el futuro de la institución que presidió durante los últimos 7 años.

“Tenemos la esperanza de que la industria naval pesada se empiece a reactivar, pero para eso será necesario una serie de medidas políticas y económicas, como financiamiento a tasas que se ajusten a la realidad del país y las posibilidades de los tomadores, así como también a medidas de carácter tributarias que impulsarían a los armadores a decidir construir bajo bandera argentina, al tiempo que el país podría así recuperar la flota propia”, explicó.

El directivo explicó que la reactivación tiene como condición que el país “sea competitivo a nivel internacional y trabaje con costos accesibles”, y agregó: “Estamos en una encrucijada que depende en gran medida de las políticas de Estado que se tomen sobre la actividad fluvio-marítima”.

Comisión Directiva