fbpx

La carga aérea cerró septiembre con números que confirman otro mes de firme crecimiento en medio de una persistente limitación de la capacidad a nivel global, aunque América latina volvió a ser la región con rendimiento más débil.

Y otro de los datos que se consolida de acuerdo con el último informe de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) es que –debido al colapso de la cadena de suministros, la congestión en los puertos y el aumento de los fletes- sigue siendo favorable la competitividad de costos de la carga aérea en relación con el transporte marítimo de contenedores.

El relevamiento de IATA muestra en septiembre valores muy por encima de los niveles anteriores a la crisis causada por la pandemia: la demanda global, medida en toneladas-kilómetro de carga (CTK por su sigla en inglés), aumentó 9,1% en comparación con septiembre de 2019 (9,4% para las operaciones internacionales).

Al mismo tiempo señala que la capacidad sigue siendo limitada: se encuentra 8,9% por debajo de los niveles anteriores al Covid-19 (-12% para las operaciones internacionales).

Dado que las comparaciones entre los resultados mensuales de 2021 y 2020 están distorsionadas por el extraordinario impacto de la pandemia, a menos que se indique lo contrario, todas las comparaciones que figuran a continuación son con septiembre de 2019, que siguió un patrón de demanda normal.

Factores en juego

De acuerdo con el informe de IATA, hay que tener en cuenta varios factores que afectan a la demanda mundial de carga aérea:

  • Las interrupciones en la cadena de suministro y los consiguientes retrasos en las entregas han provocado largos plazos de entrega de los proveedores. Normalmente, los fabricantes utilizan el transporte aéreo, que es más rápido, para recuperar el tiempo perdido durante el proceso de producción.
  • El Índice de Gestores de Compras (PMI) de los plazos de entrega a proveedores a nivel mundial de septiembre se situó en 36, los valores inferiores a 50 son favorables para el transporte aéreo.
  • El componente de nuevos pedidos de exportación y el componente de producción manufacturera de los PMI de septiembre se han deteriorado con respecto a los niveles del mes anterior, pero se mantienen en territorio favorable.
  • La actividad manufacturera siguió creciendo a nivel mundial, pero se produjo una contracción en las economías emergentes.
  • La relación entre inventarios y ventas sigue siendo baja antes de los eventos minoristas de fin de año, como el Día del Soltero, el Black Friday y el Cyber Monday. Esto es positivo para la carga aérea, sin embargo, nuevas limitaciones de capacidad lo ponen en riesgo.

Competitividad frente al transporte marítimo

  • La competitividad de costos de la carga aérea en relación con el transporte marítimo de contenedores sigue siendo favorable. Antes de la crisis, el precio medio para mover la carga aérea era 12,5 veces más caro que el transporte marítimo. En septiembre de 2021 era sólo tres veces más caro.

“La demanda de carga aérea creció 9,1% en septiembre en comparación con los niveles anteriores a la crisis. Hay un beneficio a partir de la congestión de la cadena de suministro, ya que los fabricantes recurren al transporte aéreo por la velocidad. Pero las graves restricciones de capacidad siguen limitando la capacidad de la carga aérea para absorber la demanda adicional. Si no se solucionan, los cuellos de botella en la cadena de suministro ralentizarán la recuperación económica provocada por el Covid. Los gobiernos deben actuar para aliviar la presión sobre las cadenas de suministro mundiales y mejorar su resistencia general”, dijo Willie Walsh, Director General de IATA.

Frente a una capacidad que sigue siendo limitada y con una demanda creciente, IATA pide a los gobiernos aplicar los compromisos asumidos en la Conferencia de Alto Nivel de la OACI sobre Covid-19 para restablecer la conectividad internacional, lo que sumaría el espacio vital que la “panza” de los aviones de pasajeros aporta a la carga. Imagen de StockSnap/Pixabay.

Pedidos

Para aliviar las interrupciones de la cadena de suministro, incluidas las destacadas por EE.UU. sobre la resistencia de la cadena de suministro al margen de la Cumbre del G20 del pasado fin de semana, IATA pide a los gobiernos:

  • Garantizar que las operaciones de las tripulaciones aéreas no se vean obstaculizadas por las restricciones de Covid-19 diseñadas para los viajeros aéreos.
  • Aplicar los compromisos asumidos por los gobiernos en la Conferencia de Alto Nivel de la OACI sobre Covid-19 para restablecer la conectividad internacional. Esto aumentará la capacidad de carga vital con el espacio de la “panza” de los aviones de pasajeros.
  • Ofrecer incentivos políticos innovadores para solucionar la escasez de mano de obra allí donde exista.

Rendimiento regional

  • Asia-Pacífico. Las aerolíneas de esta zona vieron sus volúmenes de carga aérea internacional aumentar un 4,5% en septiembre de 2021 en comparación con el mismo mes de 2019.Esto fue una desaceleración de la demanda en comparación con la expansión del 5,1% deagosto.

La demanda se está viendo afectada por la desaceleración de la actividad manufacturera en China. La capacidad internacional se ve significativamente limitada en la región, con un descenso del 18,2% frente a septiembre de 2019.

De cara al futuro, la decisión de algunos países de la región de levantar las restricciones a los viajes debería suponer un impulso para la capacidad.

  • Norteamérica. Los transportistas registraron allí un aumento del 19,3% en los volúmenes de carga internacional en septiembre de 2021 en comparación con septiembre de 2019. Los nuevos pedidos de exportación y la demanda de tiempos de envío más rápidos están apuntalando el rendimiento norteamericano.

La capacidad internacional se redujo 4% en comparación con septiembre de 2019, una ligera mejora con respecto al mes anterior.

  • Europa. Las empresas vieron allí un aumento del 5,3% en los volúmenes de carga internacional en septiembre de 2021 en comparación con el mismo mes de 2019. Esto estuvo a la par con el rendimiento de agosto (5,6%).

La demanda fue más fuerte en la gran ruta comercial del Atlántico Norte (aumento del 6,9% frente a septiembre de 2019). El rendimiento en otras rutas fue más débil.

La actividad manufacturera, los pedidos y los largos plazos de entrega de los proveedores siguen siendo favorables a la demanda de carga aérea. La capacidad internacional bajó 13,5% respecto a septiembre de 2019.

  • Oriente Medio. Allí las aerolíneas experimentaron un aumento del 17,6% en los volúmenes de carga internacional en septiembre de 2021 frente a septiembre de 2019, una mejora en comparación con el mes anterior (14,7%). La capacidad internacional disminuyó un 4% en comparación con septiembre de 2019.

Los últimos de la tabla

  • América Latina. En nuestra región, los operadores informaron de un descenso del 17,1% en los volúmenes de carga internacional en septiembre en comparación con el período de 2019, que fue el rendimiento más débil de todas las regiones. Esto también fue ligeramente peor que el mes anterior (una caída del 14,5%).

La capacidad en septiembre descendió 20,9% respecto a los niveles anteriores a la crisis, lo que supone una mejora respecto a agosto, que descendió un 24,2% respecto al mismo mes de 2019.

  • África. Las aerolíneas vieron cómo los volúmenes de carga internacional aumentaron 34,6% en septiembre, el mayor aumento de todas las regiones por noveno mes consecutivo. Los volúmenes desestacionalizados están ahora un 20% por encima de los niveles anteriores a la crisis de 2019, pero han tenido una tendencia lateral durante los últimos seis meses.

La capacidad internacional fue un 6,9% superior a los niveles anteriores a la crisis, la única región en territorio positivo, aunque con volúmenes pequeños.