fbpx

La carga aérea sigue en franca recuperación tras el cimbronazo generado por la pandemia en el sector: en abril no sólo se incrementó la demanda sino que la actividad mejoró su competitividad frente al transporte marítimo, de acuerdo con el último informe de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés).

Las tarifas de la carga aérea se estabilizaron luego de haber alcanzado un máximo en abril de 2020, mientras que las tarifas de los contenedores marítimos se han mantenido relativamente altas en comparación, dice el comunicado de IATA.

Por otra parte, los plazos de entrega más largos de los proveedores a medida que la actividad económica se acelera hacen que la velocidad de la carga aérea sea una ventaja al recuperar parte del tiempo perdido en el proceso de producción, añaden en la organización con sede en Ginebra.

Las cifras relevadas en abril de 2021 muestran que la demanda de carga aérea siguió superando los niveles anteriores al Covid (abril de 2019) con un aumento de la demanda del 12%.

Tal como lo hacen desde algunos meses, en IATA aclararon que con el fin de evitar la comparación de los resultados mensuales con los datos distorsionados por el impacto del Covid-19, la comparación se realiza respecto a abril de 2019 (salvo indicación contraria), que siguió un comportamiento normalizado.

América latina sigue siendo la excepción

La demanda global, medida en toneladas-kilómetro de carga (CTK en inglés), aumentó 12% en comparación con abril de 2019 y 7,8% en comparación con marzo de 2021.

La demanda ajustada estacionalmente es ahora un 5% más alta que el pico de agosto de 2018 anterior a la crisis.

Los buenos resultados fueron liderados por las aerolíneas norteamericanas que contribuyeron con 7,5 puntos porcentuales a la tasa de crecimiento del 12% en abril. Las aerolíneas de todas las demás regiones, excepto América latina, también apoyaron el crecimiento.

La capacidad sigue estando 9,7% por debajo de los niveles anteriores a abril de 2019 debido a que buena parte de la flota de aviones de pasajeros sigue inmovilizada y es en la panza de esas aeronaves donde habitualmente viaja el 50% de la carga global.

Las aerolíneas siguen utilizando cargueros dedicados para suplir la falta de capacidad de vientre disponible. La capacidad internacional de los cargueros dedicados aumentó 26,2% en abril de 2021 en comparación con el mismo mes de 2019, mientras que la capacidad de carga de vientre cayó 38,5%.

Recuperación económica

Las condiciones económicas subyacentes y la dinámica favorable de la cadena de suministro siguen apoyando a la carga aérea, dicen IATA tras recordar que el comercio mundial creció 4,2% en marzo.

La carga aérea sigue siendo una buena noticia para el sector del transporte aéreo. La demanda aumentó 12% respecto a los niveles anteriores a la crisis y los rendimientos son sólidos. Algunas regiones están superando la tendencia mundial, sobre todo los transportistas de Norteamérica, Oriente Medio y África. Sin embargo, los buenos resultados de la carga aérea no son universales. La recuperación de los transportistas de la región latinoamericana, por ejemplo, está estancada”, dijo Willie Walsh, Director General de IATA.

Desempeño regional

  • Asia-Pacífico. Las aerolíneas de esta zona vieron cómo la demanda de carga aérea internacional aumentó 9,2% en abril en comparación con el mismo mes de 2019.

Ello fue una mejora significativa en el rendimiento en comparación con el mes anterior. La capacidad internacional siguió siendo limitada en la región, con un descenso del 18,7% respecto a abril de 2019.

Como también fue el caso en marzo, las aerolíneas de la región reportaron el factor de carga internacional más alto, con 77,5%.

  • Norteamérica. Los operadores de esta región registraron un aumento de 25,6% en la demanda internacional en abril en comparación con el mismo mes de 2019.

El fuerte rendimiento refleja el apetito de los consumidores estadounidenses por los productos fabricados en Asia. Los transportistas norteamericanos también han podido aumentar su cuota de mercado, sobre todo en las rutas entre América del Norte y del Sur, gracias a las grandes flotas de cargueros de las que disponen.

La capacidad internacional creció un 5,5% en comparación con abril de 2019.

  • Europa. Los transportistas registraron un aumento de 11,4% en la demanda en abril en comparación con el mismo mes de 2019. Se trata de una mejora significativa en comparación con el mes anterior.

La mejora de las condiciones operativas y la recuperación de los pedidos de exportación contribuyeron a los resultados positivos. La capacidad internacional disminuyó 17,5% en abril frente a abril de 2019, manteniéndose sin cambios respecto al mes anterior.

  • Oriente Medio. Allí se registró un aumento del 15,3% en los volúmenes de carga internacional en abril frente a abril de 2019. Se trata de una mejora significativa en comparación con el mes anterior.

Los volúmenes desestacionalizados se mantienen en una sólida tendencia al alza. La capacidad internacional en abril disminuyó 17,5% en comparación con el mismo mes de 2019.

Latinoamérica. Los transportistas de nuestra región informaron un descenso del 32,7% en los volúmenes de carga internacional en abril en comparación con el mismo período de 2019. Fue el peor desempeño de todas las regiones y una disminución en el desempeño en comparación con el mes anterior.

Los impulsores de la demanda de carga aérea en América latina siguen siendo relativamente menos favorables que en las otras regiones, y las aerolíneas de la región han perdido cuota de mercado en favor de otras compañías debido a la reestructuración financiera.

A pesar de ello, los volúmenes en varias rutas de la región (como Europa y América Central, y América del Norte y del Sur) tuvieron un buen comportamiento. La capacidad internacional disminuyó un 52,5% en comparación con abril de 2019.

  • África. En abril aumentó un 30,6% en comparación con el mismo mes de 2019, el más fuerte de todas las regiones y el cuarto mes consecutivo de crecimiento en o por encima del 25% en comparación con 2019.

La sólida expansión en las rutas comerciales entre Asia y África contribuyó al fuerte crecimiento. La capacidad internacional de abril aumentó un 0,6% en comparación con abril de 2019.