La situación climática por la falta de agua y las heladas en las etapas críticas determinaron una fuerte caída en los rendimientos, por lo que se espera obtener la menor producción de trigo de los últimos siete años.

“La cosecha de trigo del ciclo 2022/2023 exhibe bajos rendimientos, y caería cerca de 40% respecto al ciclo previo, obteniendo la menor producción de los últimos siete años”, comentó Alejandro Ovando, Director de IES Consultores.

Siembra

La siembra de la campaña 2022/2023 totalizaría un área de 41,2 millones de hectáreas, con una merma anual de 1,5%.

La menor implantación del actual ciclo es producto de la caída de siembra proyectada de maíz y confirmada de trigo, que domina la suba prevista en girasol y soja.

La siembra total de cereales del ciclo 2022/2023 totalizaría 21,5 millones de hectáreas, una caída anual de 5,4%, con retracciones en la implantación de trigo, maíz y sorgo, y un aumento en cebada.

La superficie sembrada con granos oleaginosos en la campaña 2022/2023 aumentaría tras caer seis ciclo consecutivos, en línea con el aumento en la implantación de soja y de girasol. La siembra de oleaginosas en 2022/2023 sumaría 19,1 millones de hectáreas, un incremento de 3,4% con respecto al ciclo previo.

Cosecha

La producción agrícola nacional proyectada es de 127 millones de toneladas en 2022/2023, un descenso de 10,6% respecto de 2021/2022, afectada gravemente por la sequía.

La producción de cereales proyectada para el ciclo 2022/2023 sería de 76,9 millones de toneladas (puede ser menor por el impacto de la sequía en la zona núcleo), volumen que representaría una contracción del 16,3% con relación a la campaña previa, en concordancia con la caída en la cosecha de trigo y maíz, los principales cultivos (a pesar del probable aumento en cebada).

La cosecha de oleaginosas en 2022/2023 se proyecta en 49,3 millones de toneladas, mismo volumen que en 2021/22. En cuanto a la soja, la estimación de cosecha es de 44 millones de toneladas, un alza marginal de 0,3% respecto de 2021/2022, siendo un cultivo menos riesgoso dada la incertidumbre climática y política

Comercio exterior

En el acumulado a octubre de 2022, las exportaciones agrícolas en valores verificaron un crecimiento de 8,1% (US$36.249,6 millones), mientras que los despachos en cantidades cayeron anualmente 4,8% (84,7 millones de toneladas), aunque la caída es contra el récord en toneladas de 2021.

En el acumulado a octubre de 2022, se exportaron 50,5 millones de toneladas de cereales por un valor de US$13.961,8 millones, un aumento del 2,8% en volúmenes y de 22,2% en valores respecto del año previo.

Con respecto a las oleaginosas, en este período se exportó un total de 5,2 millones de toneladas de granos por un valor de US$31.510,9 millones, lo que representó una caída de 13,1% en cantidades y de 1,8% en valores con respecto a 2021.

Precios

Los precios internacionales de los granos serán récord en el promedio de 2022 para la soja, el maíz y el trigo, manteniéndose en elevados valores históricos.

Tras caer en octubre, los precios recuperaron nuevamente en noviembre y cotizan en valores históricos para los tres principales granos que produce nuestro país. Desde el mundo financiero, la suba en las tasas de interés de la FED, con la consecuente apreciación del dólar por la entrada de capitales, juega en contra por el traslado de inversiones a activos más seguros, aunque predomina el efecto de la guerra en Ucrania y fundamentos estrechos entre oferta y demanda global.

En los primeros once meses de 2022, los precios de la soja FOB Golfo verificaron un alza promedio del 15,4% con relación al mismo período de 2021, y acumulan un aumento de 20,5% a noviembre.

En el acumulado a noviembre de 2022, la soja FOB Golfo cotizó en promedio a US$628 la tonelada (en noviembre el precio medio fue US$618 por tonelada, un alza anual de 24,8%).

Perspectivas

En la campaña local 2022/2023 aumentará la participación de oleaginosas (soja y girasol) en desmedro de cereales (trigo y maíz).

Dada la coyuntura de mayor riesgo (climático, económico y político), aumentará la siembra de cultivos como soja y girasol, y caerá la de trigo y maíz.

El costo de siembra de soja es la mitad que el maíz, lo que hará crecer su implantación en desmedro del cereal (tras caer los últimos seis ciclos). Por otro lado, el mercado ofrece buenas perspectivas para la siembra de girasol, dado que Rusia y Ucrania representan casi el 80% de las exportaciones de aceite, por lo que los precios internacionales del girasol se ubican en niveles récord, alentando la siembra de la oleaginosa.


Imagen de portada: Manfred Richter en Pixabay