La congestión portuaria, junto con los desvíos de rutas generados por los conflictos en el Mar Rojo, son los factores detrás del alza de los precios de los fletes que, además, se retroalimentan con las mayores demoras.

En su último informe, la consultora especializada Drewry destacó que los principales puertos de transbordo, como Singapur, “han sido testigos de un fuerte aumento de la congestión debido al impacto de los desvíos de servicios de transporte en el Mar Rojo, que han dado lugar a menos escalas de buques pero a mayores intercambios promedio”.

Asimismo, destaca que la productividad portuaria en las terminales “también se ha visto afectada en los últimos meses” y que “el tiempo que los barcos pasaron esperando antes de atracar en puertos de gran volumen rastreados aumentó un 43% entre el tercer trimestre de 2023 al segundo trimestre de 2024”, acumulando un total de nada menos que 400.000 horas.

La consultora advierte que el cambio en los patrones de servicios como respuesta a la crisis del Mar Rojo “causó estragos en las operaciones de las terminales de contenedores, que están experimentando una densidad de carga cercana a los récords del período pandémico”.

Productividad

“En los cinco meses hasta mayo, el rendimiento en el puerto creció un 8% interanual, lo que representa un buen comienzo de año, pero no lo suficiente por sí solo para desafiar la capacidad de manejo existente. Sin embargo, el desvío de los servicios de buques portacontenedores fuera del Mar Rojo en respuesta a los ataques de los hutíes dio lugar a un aumento del 22% en el tamaño medio de las cargas en el período comprendido entre enero y mayo, con significativas repercusiones en la productividad portuaria”, dijo Drewry.

De esta manera, el tiempo promedio para manipular 1000 TEU aumentó un 10% durante este período (a un equivalente a 0,32 día) lo que significa que el tiempo promedio para completar los tráficos para un buque de más de 18.000 TEU saltó saltó un 41%: de 1,1 día en enero a 1,7 día en mayo, analizó la consultora.

“La congestión portuaria que estamos viendo hoy difiere de la del período de la pandemia. En aquel entonces, la interrupción sistémica de la cadena de suministro afectó principalmente a los puertos hub debido al efecto combinado de una demanda de carga inesperadamente alta y la congestión del transporte interior”, indicaron, tras agregar que “la crisis actual, sin embargo, está afectando a los centros de transbordo, ya que las navieras han realizado cambios importantes en los tráficos individuales que se realizan en estos centros”.

Por último, la consultora proyecta que esta congestión en los puertos de transbordo siga siendo alta, “pero se anticipa cierta alivio a medida que las líneas agreguen más capacidad y restablezcan algunos de sus servicios interrumpidos”.