fbpx

La Cuenca del Plata se ha fortalecido a partir de la integración regional y tras la consolidación de los proyectos hidroviarios Paraguay-Paraná y Tieté-Paraná.

Por su productividad, la Cuenca es el mayor reservorio de materias primas, combustibles, minerales e hidroelectricidad del Planeta.

Todo este caudal de riqueza es una base de sustentación del Mercosur, que permite que el bloque tenga una ruta bioceánica y, necesariamente, alentará la interconexión de las tres cuencas fluviales de Sudamérica (del Plata, Amazonas y Orinoco).

Es posible entonces pensar en concretar nuevas hidrovías y desarrollar zonas hoy despobladas e inexplotadas que estimulen la alta competencia que exigen las tendencias macroeconómicas actuales.

Reformular el intermodalismo

Para ello, es preciso reformular el intermodalismo partiendo de la idea de que el mismo es un sistema que optimiza las economías de escala.

Pero para que se configure el modo intermodal, entonces, deben aplicarse los procesos necesarios que requieran los nuevos conceptos integrales de transporte.

Por otra parte, si bien la legislación proteccionista o flexible de los países signatarios en modo alguno obstaculiza la formalización de acuerdos complementarios que dinamicen el intermodalismo propuesto, son necesarios criterios mínimos de uniformidad técnica y normativa para avanzar en tal sentido.

El comercio de servicios, en el sector del transporte, afecta al usuario cuando el prestador no logra un encuadre económico-jurídico apropiado.

Por eso deben buscarse alternativas que faciliten el tráfico intra y extrabloque, que protejan física y jurídicamente la mercadería y, además, que sea un servicio rápido, sencillo y económico.

Para el logro de estos objetivos es imprescindible buscar alternativas posibles de sistematización frente al derecho comunitario que avanza en el marco de la globalización.

Conexión hidroferroportuaria

La conexión hidroferroportuaria (HFP) es la alternativa más adecuada para facilitar el tráfico sistematizado de la Cuenca del Plata y para la proyección futura respecto de las interconexiones con las dos Cuencas restantes.

La vinculación HFP potencia a las hidrovías y los cursos navegables estacionales. Las primeras porque constituyen el eje intermodal (en la acepción multimodal) del Mercosur, consolidando en tráfico rápido, seguro y eficaz; los segundos, porque su tránsito sería ininterrumpido en virtud de una adecuada suplencia modal.

Asimismo, el sistema portuario crecerá en términos de eficiencia dado que los entramados económicos se situarán en los nodos intermodales, determinando zonas logísticas para favorecer la carga tanto física como jurídicamente.

Cadena de valor logística

En definitiva, la vinculación HFP se transformará en una cadena de valor. Cuando esta cadena de valor se diseñe geográficamente, el bloque estará preparado para la alta competencia, dado que atiende la dimensión espacial del mercado.

Si tomamos el área geográfica Cuenca del Plata, el continuo global se vincula unidireccionalmente tomando en cuenta ambos océanos.

La cadena de valor se sitúa en el área geográfica de la Cuenca del Plata cuyo tráfico se plantea en dos direcciones: Oeste-Este, desde el interior hacia el Océano Atlántico buscando Europa, la costa Este de América del Norte y el Canal de Panamá; y Norte-Sur/ Sur-Norte, a través de las hidrovías, buscando el intercambio intra-bloque y subcontinental.

A efectos de generar una cadena de valor apta para globalizar la Cuenca del Plata, es necesaria la dimensión bidireccional que sólo el transporte puede imponer al esquema geográfico del mercado.

De esta manera, la actividad productiva aprovisionará al mercado en forma recta por el diseño de redes de transporte, es decir, el elemento contractual secundario resulta ser el primario en el área global.


El autor es especialista en Logística Portuaria.