fbpx

Internet democratizó el acceso a la información y Google el acceso al conocimiento. No obstante, el “mundo de los procesos” todavía está lejos de una digitalización plena, que no debe confundirse con automatización.

De hecho, en el universo portuario, la digitalización de los procesos en los puertos de todo el mundo apenas alcanzó al 20% de las terminales.

De acuerdo con un informe de la empresa especializada en software de gestión portuaria, Innovez One, “de los 4900 puertos del mundo, la mayoría aún no utiliza tecnología digital ni siquiera para los procesos más básicos: el 80% de los puertos continúan confiando en soluciones heredadas manuales, como pizarras blancas u hojas de cálculo, para administrar servicios marítimos críticos como remolque y practicaje”.

“Esto deja a muchos puertos comercialmente vulnerables y menos capaces de competir en un mundo cada vez más digital”, señaló la compañía, tras destacar que si bien el concepto “smart ports” es regularmente utilizado en el ambiente marítimo y portuario, “los beneficios de la digitalización quedan reservado a pocos puertos con perfil y poder financiero”.

Merma en la última milla

Advierten que los procesos manuelas, basados en papel y en la interacción entre personas, barcos y puertos, genera una “falta de sostenibilidad y competitividad” que se percibe en una merma en los estándares de la última milla, que convierte al eslabón “marítimo-portuario” en el más débil de una cadena logística cada vez más global.

El director ejecutivo de la firma que tiene base en Singapur, David Yeo, señaló que “la dinámica actual refleja la realidad, a menudo desordenada, de las operaciones portuarias, que es una combinación de procesos manuales de alta tecnología, digitales y basados ​​en papel, uno al lado del otro”.

“Esto causa problemas en relación con la interoperabilidad, donde los sistemas no se comunican entre sí correctamente, lo que impide una ejecución efectiva. Sin embargo, si bien las cadenas de suministro globales se están volviendo cada vez más automatizadas –de las cuales los puertos son una parte integral– la mayoría de los puertos todavía dependen abrumadoramente de sistemas de persona a persona”, agregó.

Modelos portuarios

La consultora en IT advierte no sólo que ya existen las herramientas para digitalizar las actividades como los modelos de inteligencia artificial (IA) –es decir, tecnologías avanzadas que le permiten a los sistemas ir aprendiendo procesos paulatinamente y realizar acciones sobre esta base– sino que ya están disponibles los modelos aplicados a los sistemas portuarios para maximizar la interacción entre cada uno de los actores del ecosistema portuario.

“Uno de los elementos centrales será garantizar de manera constante que los sistemas de gestión se basen en criterios de diseño comunes para admitir una arquitectura abierta, permitiendo que diferentes soluciones y aplicaciones de varios proveedores y proveedores coexistan y sean interoperables entre sí, en tiempo real. Esto debe manejarse de manera ágil para asegurar la compatibilidad, de modo que los servicios de administración de puertos puedan continuar brindando servicios sin interrupciones 24/7/365”, señaló el informe.

“Es asombroso –continuó Yeo– que la digitalización parezca haberse reservado sólo para los puertos de primer nivel más grandes. No hay ninguna razón por la que cada puerto no pueda ser un puerto inteligente; la digitalización debería ser para muchos, no para pocos”, concluyó.