fbpx

La Cámara Argentina de Constructores de Embarcaciones (Cacel) puso a disposición del Gobierno la infraestructura sectorial para “colaborar en la emergencia” sanitaria imperante con la construcción de los insumos sanitarios críticos al alcance de sus posibilidades.

Cacel agrupa a la industria naval liviana, integrada por astilleros, talleres navales, industria concurrente, almacenes navales, marinas y guarderías, varaderos, brokers náuticos y seguros especializados, entre otros, que en su gran mayoría son todas empresas pequeñas y medianas.

En una nota dirigida al presidente Alberto Fernández, la cámara comunicó su voluntad de poner a su disposición las capacidades de nuestro sector”, compuesto por las industrias que se aplican al producto final.

Capacidades

Entre ellas:

  • Plástico reforzado y su matricería
  • Industria metalmecánica
  • Costurería a través de las fábricas de vela, lonería y salvavidas
  • Carpintería

“Cacel evaluará con todos sus asociados, los requerimientos que el Gobierno nos informe, a fin de extremar las posibilidades de innovación para producir” los elementos críticos para paliar la pandemia, señaló el presidente de la cámara, César Zazzali, en su carta.