GINEBRA.- Una paradoja más en el convulsionado panorama global: los mismos países que empezaron a reunirse tras la crisis de 2008 para evitar el avance del proteccionismo, lideran el ranking de naciones que aplica ese tipo de medidas.

Entre octubre de 2018 y mayo último, las naciones que integran el G20 introdujeron nuevas medidas de restricción de las importaciones por US$335.900 millones.

El Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo, durante la útima cumbre del G20, en Buenos Aires. Ya entonces estaban presentes los cuestionamientos de Trump al organismo multilateral. Este fin de semana, en Japón, volverá a hablarse sobre el futuro de la OMC.

Según la Organización Mundial del Comercio, ese valor es el segundo más alto desde que en mayo de 2012 el informe de vigilancia sobre las medidas comerciales del G20 comenzó a incluir datos sobre el valor del comercio abarcado (la marca más elevada, de US$480.900, fue en el período anterior).

A pocos días de la Cumbre de Jefes de Estado del G20 (se reunirán en Osaka, Japón, el viernes y sábado próximos), la OMC publicó el 21º informe de vigilancia en el que se detalla que las economías del G20 instrumentaron 20 nuevas medidas de restricción al comercio, incluidos aumentos de aranceles, prohibiciones de importación y nuevos procedimientos aduaneros para las exportaciones.

Cuando menos es más

En el trabajo se aclara que si bien es cierto que en el último período se introdujeron menos medidas que en períodos anteriores, “la escala de esas medidas es mucho mayor en términos de su cobertura comercial y el nivel de aranceles impuestos”.

“Este informe proporciona evidencia adicional de que la turbulencia generada por las tensiones comerciales actuales continúa, y las nuevas restricciones comerciales han afectado a los flujos comerciales en un nivel históricamente alto”, declaró el Director General de la OMC, Roberto Azevêdo.

El funcionario, que participará de la Cumbre del G20 en Japón hizo un llamado a las economías del Grupo para que colaboren de modo urgente en la mitigación de las tensiones comerciales.

Quiénes son

El G20, reúne a los principales países industrializados y emergentes del planeta (19 países y la Unión Europea), que concentran dos tercios de la población mundial, 80% del comercio y el 85% de la riqueza producida.

Los países miembros son EE.UU., China, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, India, Brasil, Italia, Canadá, Corea del Sur, Rusia, Australia, México, Indonesia, Turquía, Arabia Saudí, Argentina y Sudáfrica.

El último informe de la OMC deja en claro que la guerra comercial que tiene como principales protagonistas a Estados Unidos y China –y que incluye intercambio de restricciones arancelarias y medidas espejo-, repercute en toda la economía global.

Los presidentes de Estados Unidos y China, Donald Trump, y Xi Jinping, se reunirán durante la próxima Cumbre del G20 con la “guerra comercial” como protagonista excluyente.

Y fue el propio Azevêdo el que lo expresó al ser consultado sobre la política de Donald Trump de subir los aranceles para intentar presionar a China y a otros socios comerciales (en el caso de México, el presidente norteamericano amenazó con aplicar esa medida comercial si el presidente Manuel López Obrador no detenía el paso de migrantes centroamericanos hacia el Norte).

En declaraciones periodísticas, el Director de la OMC dijo que Trump parece estar convencido de que los aranceles “son un importante arma negociadora”, pero aseguró que definitivamente no lo son a largo plazo”.

La supervivencia del multilateralismo

El informe de la OMC destaca que “las economías del G20 deben cumplir su compromiso con el comercio y con el sistema de comercio internacional basado en normas, y trabajar juntos con urgencia para aliviar las tensiones comerciales y mejorar y fortalecer” el organismo multilateral.

De hecho, durante el fin de semana, mientras el presidente Trump se reúna con su par chino, Xi Jinping, y con el de Rusia, Vladímir Putin, Azevêdo mantendrá varios encuentros en busca de un pronunciamiento del G20 respecto de la necesidad de preservar la OMC, máximo exponente del multilateralismo.

A la iniciativa de Canadá, que el año pasado convocó a la UE y once países (Australia, Brasil, Chile, Corea del Sur, Japón, Kenia, México, Nueva Zelanda, Noruega, Singapur, Suiza) a Ottawa para sellar su compromiso de fortalecer y modernizar la OMC, ahora se suma la de la UE.

Un grupo de líderes de la UE promueve que la Comisión Europea –encargada de supervisar la política comercial del bloque-, haga propuestas a “socios con ideas similares” que sirvan para mejorar el funcionamiento de la OMC en “áreas cruciales” y asegure un campo de juego equilibrado para el comercio global.

Aunque hasta ahora son varios los países que apoyan la idea, no han trascendido proyectos concretos sobre la manera de revitalizar al organismo tutor del multilateralismo.

Dejar un comentario