Las cámaras empresarias de la industria pesquera reclamaron ser incluidas dentr del paquete de medidas que suspendería las retenciones a las actividades productivas exportadoras.

Las entidades sostuvieron que el sector se encuentra en una situación crítica, tras elevar el pedido a la Secretaría de Bioeconomía, al Consejo Federal Pesquero y a la Subsecretaría de Recursos Acuícolas y Pesca de la Nación.

Promesa

El pedido llegó luego de que el presidente Javier Milei anticipara que procedería a una reducción de impuestos tras la aprobación de la Ley Bases en el Congreso, tras anticipar que el primer gravámen por eliminar sería el Impuesto PAIS, seguido por las retenciones, respecto de las que se refirió principalmente a las agroganaderas.

La industria pesquera exportadora solicitó una suspensión urgente de 180 días de los derechos de exportación para las posiciones arancelarias correspondientes a todos los productos pesqueros, para recuperar la competitividad de la cadena productiva, incentivando el desarrollo de la producción y el agregado de valor nacional, además de impulsar las ventas a mercados extranjeros y elevar significativamente los ingresos de toda la industria acuícola.

Aumento de costos

A propósito, argumentaron que los elevados costos internos, encabezados por los costos de captura, los precios del combustible y packaging y los mayores gastos de distribución, junto con otros factores como un tipo de cambio “planchado”, una crisis de la demanda mundial debido a medidas restrictivas en mercados asiáticos, la caída de los precios internacionales (del orden del 10,7% en 2023) y la competencia de la acuicultura.

Las retenciones del sector van desde el 1 por ciento en paquetes de langostinos de un kilo hasta el 9 por ciento para el caso de colas en bloque, en cajas de 2 kilos, mientras que el filet de merluza tributa un 3% y el tubo limpio de calamar un 5%.

Perfil

En 2023, las exportaciones del sector ascendieron a US$ 1776 millones, el equivalente al 2,7% del total de las ventas externas del país.

La Argentina es el 5° exportador mundial de langostinos, el 6° exportador de calamar y el 2° proveedor global de merluza.

La producción corresponde en un 99% a la captura marítima (que ascendió a 780.000 toneladas, de las que se exportaron 490.000), realizada por una flota de 217 buques y procesada por 352 establecimientos. El sector emplea en su conjunto más de 24.000 personas.


Imagen de portada: Nghĩa Đặng en Pixabay