fbpx

No es que la globalización dejará de existir, pero claramente no seguirá siendo tal como la conocimos en los últimos 10 años, opina Tim Robertson. El CEO para las Américas de DHL Global Forwarding cree que la tendencia a la regionalización que se vio como consecuencia de la pandemia en los últimos 18 meses está rediseñando la globalización.

Como parte de los cambios impuestos por el Covid, su tradicional visita al país fue esta vez una versión virtual durante la que el grupo alemán –uno de los principales proveedores internacionales de carga aérea, marítima y terrestre-, lanzó Saloodo! en la Argentina.

Saloodo! Es una plataforma digital para el transporte de carga terrestre que conecta de modo gratuito a la oferta y la demanda, y potencia la logística de ida y vuelta.

Los clientes eligen cotizaciones de transportes en línea y los transportistas ofertan su capacidad ociosa para optimizar la capacidad de los camiones y reducir los viajes vacíos, explican en DHL.

33 viajes ida y vuelta a la Luna

El sistema se lanzó en Alemania en 2017 y desde entonces creció continuamente. Inicialmente, estuvo disponible en varios países europeos y luego se expandió a mercados emergentes fuera de Europa, como Oriente Medio y África.

Desde que comenzó a funcionar, los camiones gestionados por Saloodo! recorrieron una distancia total de 25.258.358 km, lo que equivale aproximadamente a 631 viajes alrededor de la circunferencia ecuatorial de la tierra y 33 viajes ida y vuelta a la luna.

A continuación, los principales pasajes de la entrevista de Trade News con Robertson.

Dos velocidades y más desigualdad

-Los analistas coinciden en señalar que la pandemia acentuó tendencias existentes como la desigualdad. Hoy los números muestran un mundo que crece a dos velocidades y en el que el acceso a las vacunas se ha vuelto un factor determinante para consolidar la recuperación económica. ¿Cuál es el panorama de la región en ese contexto?

-En las reuniones con el equipo de Argentina hemos estado hablando estos días de los planes de inversión y de la performance del negocio en el país, y puedo decir que Eduardo (por Eduardo Rodrigues, gerente general de DHL Global Forwarding Argentina) y su equipo están haciendo un trabajo fantástico en medio de un contexto muy dificultoso.

Tim Robertson, CEO para las Américas de DHL Global Forwarding.

Hay cuatro grandes tendencias que observamos como los grandes drivers en el mercado de la logística mundial y especialmente para la logística en América latina y Argentina: globalización, comercio electrónico, digitalización y sustentabilidad. Esas tendencias se aceleraron durante la pandemia, con la excepción de la globalización, a lo que me referiré luego.

En DHL venimos trabajando en estos temas, y el lanzamiento de Saloodo! es un claro ejemplo de eso. Argentina es el primer país de la región en tener operativa la plataforma. Muchos de nuestros operadores en la región siguen trabajando desde casa y esto les permite desarrollar sus tareas de manera completa.

Otro de los vectores que se aceleró de manera importante es la sustentabilidad. Vemos cada día más clientes muy preocupados por el impacto del supply chain.

-Hay un consenso mayoritario en que no es que la globalización vaya a desaparecer, pero claramente no será iguala lo que conocimos hasta ahora. Hay quienes hablan de una “regionalización de la globalización”. América latina ha sido de las regiones más golpeadas por la pandemia y también de las que más le está costando recuperarse. ¿Cuál es tu visión al respecto?

-Coincido plenamente en que esa tendencia a la regionalización que hemos visto en los últimos 18 meses rediseña la globalización. No es que la globalización dejará de existir, sino que no continuará tal como la conocimos en los últimos 10 años.

El impacto de la disrupción

Uno de las claves en este fenómeno es la disrupción que vemos en las cadenas de suministro globales, en los mercados de carga aérea y marítima del mundo. La pandemia dejó en claro para muchos cuán importante y sensible es una disrupción en la cadena de suministros.

-Otro de los efectos colaterales de la pandemia fue que la brecha del costo para mover carga en barco y avión se redujo a la mitad. Antes el transporte aéreo era 12 veces más caro que el marítimo; ahora es 6. ¿Es un fenómeno coyuntural por la congestión en los puertos y la falta de bodega o puede marcar una oportunidad de negocio en una región en la que el transporte aéreo de carga está poco desarrollado?

-Creo que lo que vemos ahora es parte de una adaptación dinámica pero que finalmente la situación volverá a los parámetros anteriores. La pregunta es cuándo ocurrirá eso. Lo importante es ver que a partir de la pandemia la capacidad área de carga se vio sensiblemente reducida a raíz de la disminución de los vuelos de pasajeros.

Según las estimaciones de IATA, la demanda internacional de pasajeros internacionales se normalizaría hacia 2023 y eso devolvería la capacidad necesaria al mercado.

Transporte marítimo

Respecto del transporte marítimo, creo que el desafío es más estructural porque el problema es la capacidad. Hay una escasez significativa de contenedores debido a las disrupciones en las cadenas de suministro y eso continuará achicando la brecha entre los modos de transporte. Es una tendencia estructural que se quedará por un período de tiempo.

Para atender ese problema desarrollamos una interesante solución, el servicio multimodal express, una combinación de transporte marítimo que va desde Asia a Miami y desde allí por vía aérea a los diferentes países de América latina, incluida la Argentina. No sólo es conveniente desde el punto de vista económico sino medioambientalmente.

Maersk anunció recientemente la compra de una empresa norteamericana especializada en logística para comercio electrónico. ¿Vamos hacia un mercado más concentrado, con grandes operadores que ofrecen los diferentes servicios?

-Creo que es otra de las tendencias que llegó para quedarse. La consolidación continuará. Y una vez más el tema de la capacidad vuelve a estar en el centro. Si hablamos de transporte aéreo, por ejemplo, DHL cuenta con acceso a una capacidad única desde el momento en el que contamos con nuestra propia flota de carga para unir Asia, Europa y América latina, y eso se traduce en que nuestros clientes aseguren que su cadena de abastecimiento siga en movimiento.

Seguimos invirtiendo para aumentar nuestra capacidad, para desarrollar nuestra propia flota aérea porque creemos que es uno de nuestros diferenciales.

Fragmentación

-¿Vamos hacia un mundo con menos operadores que concentran mayor actividad? ¿Pueden desaparecer algunos de los que hoy están en el mercado?

-Si hay algo que sabemos es que se trata de un mercado altamente competitivo. He estado en la industria en los últimos 20 años y siempre ha habido un alto nivel de fragmentación, lo que significa que hay oportunidades para las consolidaciones. De todos modos, en la mayoría de los mercados en los que operamos hay una enorme cantidad de opciones lo que nos empuja a mejorar de manera continua nuestros servicios y desarrollar nuevos productos.

Aunque el fenómeno de las consolidaciones es algo que aparece como inevitable, creo que siempre habrá una tremenda competencia en el mundo de la logística.

Saloodo!, la plataforma digital de DHL, está disponible en la Argentina para que, de manera gratuita, se encuentren dadores de carga y empresas de transporte.

-¿Qué es Saloodo! y cuáles son sus principales ventajas?

-Hay que pensarlo como un market place para que se encuentren la oferta y la demanda en tiempo real, lo que optimiza todo: reducción de precio para el transportista que puede disminuir ineficiencias relacionadas con el transporte de posiciones vacías. Nuestros competidores pueden sumarse a la plataforma y esa diversidad y aumento de la oferta beneficia a los consumidores.

La plataforma de logística digital que está ahora disponible en Argentina cuenta hoy con más de 30.000 clientes y más de 12.000 transportistas de carga, en más de 50 países de 4 continentes.