fbpx

Si se tratara de un examen, el bochazo sería multitudinario. De acuerdo con el “Índice de Competitividad Exportadora de las pymes de América en tiempos de Covid-19”, apenas el 1% está preparada para competir a nivel mundial.

Para el estudio, realizado por RGX y patrocinado por FedEx Express, se encuestó a 1200 pequeñas y medianas empresas exportadoras de hasta 150 empleados en Estados Unidos, América Latina y el Caribe, en 12 países (100 por país), pertenecientes a 5 industrias relevantes de cada distrito (Manufacturas industriales; Cuidado de la salud; Textiles e Indumentaria; Automoción; y Perecederos).

Si bien los datos fueron recolectados antes de que el Covid-19 impactara de lleno en la región (las entrevistas telefónicas se realizaron entre noviembre de 2019 y febrero de 2020), los resultados sirven para trazar un claro panorama respecto de la competitividad exportadora de las pymes y entender cuáles son los principales desafíos para mejorar la situación actual.

Estructura

Las pymes consultadas respondieron un cuestionario dividido en dos módulos de 5 componentes cada uno, en donde cada ítem tiene un valor asignado, y la suma total y combinada de los dos módulos arroja un puntaje máximo de 100.

Ese listado de indicadores clave incluye la diversificación y complejidad de los mercados a los que llegan, la capacidad de ofrecer soluciones logísticas y de financiación, y el nivel de apoyo a los compradores internacionales, así como la disponibilidad de un sitio web con capacidad de realizar transacciones o recibir pedidos en línea.

En el Módulo 1 (“Capacidad de competir internacionalmente”), se incluyeron cuestiones como la antigüedad de la empresa y su antigüedad exportadora, cuál es el peso de las exportaciones en las ventas totales de las compañías, y si cuentan con certificaciones de calidad.

En el Módulo 2 (“Adaptación al comportamiento y preferencias de los importadores”), se les preguntó si brindan algún tipo de apoyo al comprador internacional, desde servicio post venta, hasta logística y financiación, y si realizan marketing y ventas internacionales en línea, por ejemplo.

Los expertos explican que se trata de factores importantes para que las empresas puedan competir con éxito en un ecosistema internacional, especialmente en tiempos de crisis.

15/1200

Luego de procesar y analizar las respuestas de las pymes a esos 10 indicadores, quienes elaboraron el estudio concluyeron que apenas 15 de las 1200 empresas entrevistadas (el 1% de la muestra) lograron un puntaje que demuestra que están preparadas para competir a escala global.

“Mientras el mundo está pidiendo importar mayormente en línea, con soluciones logísticas de envío y entrega del producto en destino y con políticas de cero stock, este relevamiento muestra que el 77% de las pymes exportadoras entrevistadas no disponen de un sitio web con capacidades transaccionales para comercio electrónico”, dio Diego Frediani, CEO de RGX y autor del informe.

El directivo agregó que “7 de cada 10 empresas exportan sus productos sin incluir soluciones de envío o entrega a sus compradores internacionales, lo que amerita la urgente implementación de acciones y políticas activas para reducir estas brechas”.

Brecha electrónica

La brecha en el comercio electrónico es, de hecho, uno de los factores determinantes que empuja el resultado tan pobre.

La importancia de la diversificación de los mercados a los que llegan las empresas, así como la capacidad para poder ofrecer soluciones robustas en línea, quedó aún más en evidencia durante la crisis causada por la pandemia del Covid.

El estudio hace foco en la brecha en el comercio electrónico transfronterizo en las Américas:

  • El 46% de las pymes entrevistadas tiene un sitio web con la información de sus productos y servicios, pero sin posibilidad de recibir pedidos en línea.
  • El 8% de las compañías entrevistadas no cuenta con un sitio web.
  • El 77% no puede generar transacciones de comercio electrónico a través de su propio sitio web.
  • El 23% utiliza plataformas B2B para comercializar sus productos, pero el 48% no utiliza Internet para realizar iniciativas de marketing.

Facilidades logísticas y financieras

Otro de los factores destacados a la hora de mejorar la competitividad de una empresa exportadora es la capacidad de ofrecer soluciones logísticas (es decir, el transporte hasta el mercado de destino y la entrega al consumidor final).

El estudio de RGX muestra que 14 de las 15 pymes que obtuvieron más de 80 puntos sobre 100 en el estudio, disponen de soluciones logísticas.

Las opciones de financiación también figuran en el listado de condiciones relevantes a la hora de atraer y retener a los clientes.

En esta categoría, las pymes de Brasil, Guatemala y República Dominicana demostraron tener una mayor capacidad de financiación para sus clientes. Al tiempo que 44 de cada 100 empresas entrevistadas dijo no otorgar financiación a sus clientes internacionales (lo que podría estar limitando sus oportunidades de crecimiento, comentan los responsables del trabajo).

Las empresas que quieran medir gratuitamente su competitividad exportadora pueden hacerlo aquí.

Algunas conclusiones

Estudios realizados por RGX sobre importadores pymes señalan al servicio post venta como uno de las tres principales atributos que los importadores valoran -después del precio y la calidad del producto ofrecido-, al incorporar a un nuevo proveedor internacional.

El puntaje promedio del panel para ese componente fue de 1,9 puntos sobre un máximo posible de 4.

En el podio de países con mayor cantidad de pymes que brindan servicio post figuran México, República Dominicana y Panamá.

El puntaje promedio obtenido por las 1200 pymes entrevistadas fue de 50,7 puntos sobre un máximo posible de 100

La cantidad de mercados de exportación abastecidos resulta, per se, un indicador de la capacidad de atenderlos, y una fortaleza que diversifica los riesgos de la empresa, dicen desde RGX.

El nivel de complejidad o dificultad de cada mercado está explicado, por un lado, por el grado de desarrollo económico, lo que implica, a su vez, el grado de especialización de canales de distribución y, por ende, una mayor exigencia para competir. Por el otro, por el nivel de protección arancelaria y no arancelaria de sus importaciones, donde a mayor nivel de aranceles de importación y/o de restricciones no arancelarias, mayor es la exigencia competitiva para la empresa exportadora que lo abastece.

El puntaje promedio del panel para ese componente fue de 7,71 puntos sobre un máximo posible de 15. Las pymes de EE.UU. obtuvieron el mayor puntaje promedio (9,9 puntos), y las  de Puerto Rico, el puntaje más bajo (6,1 puntos).

Los resultados completos del estudio de RGX se pueden consultar aquí.