fbpx

Las exportaciones a Brasil alcanzaron los US$11.949 millones en 2021 superando por muy poco a las importaciones, que acumularon US$11.883 millones y generando de ese modo un superávit de US$66 millones (frente al déficit de US$592 millones registrado en 2020).

Un informe de la consultora Abeceb explica que el flujo comercial exhibió un fuerte repunte al totalizar US$23.931 millones (45,4% más que en 2020, año signado por la pandemia y la cuarentena).

Los analistas atribuyen el superávit logrado al valor positivo que arrojó el comercio con Brasil en el último mes de 2021. Y destacan que ello fue fruto, más que del buen desempeño de nuestras exportaciones, de la caída de nuestras importaciones como consecuencia de las trabas al comercio exterior implementadas por las autoridades argentinas.

Lo que viene

Las expectativas para este año del comercio internacional no son tan alentadoras como en 2021, algo que sin dudas afectará también la relación bilateral, señalan en Abeceb.

La desaceleración en el crecimiento mundial, la suba de tasas de la FED junto con la normalización de la política monetaria de la mayoría de los países y el riesgo incipiente de un resurgimiento de la pandemia con nuevas variantes (como Ómicron) acompañado de sus respectivas complicaciones en la producción (cuellos de botella en la oferta, falta de insumos, etc), son algunos de los factores que podrían reducir los flujos comerciales internacionales.

En particular, estos factores podrían verse profundizados para el comercio bilateral dada la desaceleración en el crecimiento de ambas economías (incluso una posible recesión en Brasil), la elevada incertidumbre política (año electoral en Brasil y acuerdo con el FMI en la Argentina), entre otros aspectos que deben ser tenidos en cuenta.

Continuidad de las restricciones

En esa línea, debido a las escasas reservas con las que cuenta el Banco Central de la República Argentina parece poco factible que se levanten las restricciones a las importaciones del sector automotriz, lo que sin dudas reducirá las importaciones provenientes de Brasil.

Al mismo tiempo, el análisis estima que la sequía en Brasil continuaría al menos durante el primer trimestre, lo que mantendría en niveles elevados las exportaciones de energía eléctrica hacia nuestro país vecino.

En conclusión, si bien 2021 fue un año que mostró buenos desempeños en los flujos comerciales bilaterales y le permitió a la Argentina alcanzar un superávit, la historia no sería la misma para 2022, un año en que los obstáculos internos y externos llevarían a una moderación en los flujos comerciales, concluye el informe.